OZONOTERAPIA EN LA DIABETES Y EN LOS TRATORNOS DE PERFUSIÓN PERIFÉRICA

OZONOTERAPIA EN LA DIABETES Y EN LOS TRATORNOS DE PERFUSIÓN PERIFÉRICA

Parece lógico pensar que, al ser el ozono “oxígeno enriquecido”, los problemas médicos en los que hay una obstrucción arterial parcial deberán mejorar. En enfermedades como la arteriosclerosis, la tromboangeitis obliterante o la diabetes, las arterias y venas degeneran hasta taponarse, y los órganos, al ver limitado el aporte sanguíneo enferman y/o mueren. La ozonoterapia es un complemento médico ideal, ya que la falta de cantidad suficiente de sangre se puede compensar por una sangre “más rica en oxígeno”.

A menudo la retina, sobre todo con la edad, se resiente de la falta de aporte de oxígeno, ya que sus arterias son de calibre muy estrecho. También es frecuente el que la falta de oxigeno prive a una herida de la capacidad de recuperación, con el consiguiente peligro de sobreinfección bacteriana y necrosis tisular; desgraciadamente las amputaciones de miembros son frecuentes en la diabetes.

Se ha demostrado con estudios epidemiológicos que los pacientes con enfermedad arterial oclusiva periférica (taponamiento de las arterias más pequeñas) tienen prácticamente el mismo riesgo de muerte que los pacientes víctimas de un accidente cerebrovascular o una enfermedad coronaria. En definitiva, se trata de procesos paralelos en los que la ozonoterapia, sin efectos adversos, se ha ensayado con éxito. Efectivamente, los pacientes mejoran su calidad de vida al exponerse los órganos a una hiperperfusión de oxígeno desde sus hematíes.

Rokitansky presentó, ya en el año 1981, datos de 152 pacientes tratados con autohemoterapia (autotransfusión ozonizada) en los que se apreciaba una mayor autonomía al andar, con menos dolor, y una menor necesidad de extirpación de pulgares. Mas tarde se pudo comprobar que el ozono induce un aumento de una sustancia llamada 2,3-difosfoglicerato, cuya misión es la de facilitar que los glóbulos rojos se desprendan del oxígeno que cargan y lo cedan a las células.

El ozono actúa  mejorando la reología sanguínea, lo que significa que estabiliza la fluidez de la sangre, con disminución de la viscosidad del plasma, descenso del colesterol y aumento de la flexibilidad de los hematíes. En estas condiciones los hematíes tienen más facilidad de perfusión a través de los capilares más estrechos. El objetivo de la medicina clásica en este sentido es muy preventivo y muy lógico: no fumar, dieta mediterránea, ejercicio, fármacos que dilaten las arterias…. La aplicación de ozono sistémico puede, a la vista de los datos recogidos en la clínica, complementar adecuadamente, sin riesgo, la aportación que habitualmente los médicos venimos llevando a cabo. No se trata de prescindir de las alternativas eficaces sino de añadir y complementar con nuevas terapias que puedan ayudar, siempre y cuando no haya riesgo, y especialmente en casos severos donde los tratamientos por  necesidad, son paliativos.

Si la demanda de oxígeno por las células cerebrales y musculares es adecuadamente suplida, es de esperar una mejora en la calidad de vida por limitarse las carencias cognitivas propias de la edad y/o de algunos estados patológicos; en este sentido hay estudios en los que se reporta mejoría en las discapacidades motoras y cognitivas, tales como la monoplejia (parálisis de algún miembro o grupo muscular), la hemiplejia (parálisis de un lado del cuerpo), la dismetría (incapacidad para controlar la distancia, por ejemplo, a la hora de extender los brazos), la capacidad y fluidez del lenguaje, o el estado de confusión.

LA OZONOTERAPIA EN CLINALGIA.

Sin perder la referencia del espíritu científico e investigador que nos avala, como miembros de la Sociedad Científica Española de aplicación  de oxígeno-ozono para el estudio de la Ozonoterapia, consideramos que:

1.- Las dosis  y concentraciones recomendadas nunca sobrepasarán las científicamente aprobadas y recomendadas por las distintas investigaciones y las distintas Sociedades internacionales.

2.- Estamos en disposición de ofrecer información científica al respecto tanto a pacientes como a profesionales de la salud.

3.- Las expectativas son buenas y los riesgos se consideran inexistentes. La mejora de la calidad vida de los pacientes sanos o con tratamientos paliativos y con sufrimiento crónico justifica que se amplíen las líneas de  estudio e investigación en torno a la ozonoterapia.

 

Al igual que otros muchos autores, en Clinalgia consideramos que el ozono es el agente preventivo por excelencia. Ampliamente desarrollado en países como Suiza, Alemania, Austria, Rusia, Cuba e Italia, ha demostrado ser una alternativa natural y sin riesgo, no sólo para los pacientes que sufren, si no para aquellos que desean un abordaje preventivo, como vehículo para favorecer un futuro con mejor calidad de vida.

En próximas entregas iremos desarrollando, a un nivel coloquial, un breve repaso sobre el efecto beneficioso de la ozonoterapia en relación con distintos sistemas orgánicos y cómo puede, tanto ayudar a controlar diversas enfermedades, como contribuir a que las mismas no se desarrollen.

En Clinalgia estamos a disposición de todo aquel que, profesional de la medicina o no, requiera información especializada sobre cada uno de los temas que se desarrollan en esta sección.

INFO sobre ozonoterapia:



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
×

Hola!:

¿En que podemos ayudarle?

 

× ¿Cómo puedo ayudarle?