Dolor Lumbar Crónico

Dolor Lumbar Crónico

Dolor Lumbar Crónico

El dolor lumbar crónico es muy frecuente, ya que afecta en torno al 80% de la población1

¿Qué es el dolor lumbar?

Posiblemente se trate del dolor más común de la humanidad, y es una de las causas más comunes de consulta, tanto en medicina general como en clínicas especializadas, con el coste y el impacto social que ello conlleva.2

El dolor lumbar es el dolor que nace en la parte inferior de la espalda y la cintura y puede ser tanto de evolución aguda como crónica.

En nuestro caso, vamos a centrarnos en el dolor lumbar crónico.

¿Qué causa el dolor lumbar crónico?

Aunque puede ser causado por espasmos musculares o distención de músculos y ligamentos.

En la mayoría de los casos, se trata de lumbalgia crónica inespecífica, que es aquella cuya causa no está clara.

Es responsable del 11,4% del total de incapacidades transitorias en España,3 con un coste de unos 66 millones de euros.4

Lo más frecuente es que cuando el dolor lumbar es crónico se extienda, dificultando la identificación de su origen principal.

Conocer qué estructura está peor es imprescindible para organizar un tratamiento eficaz.

En muchos casos, el dolor lumbar no se correlaciona con los resultados de las resonancias

A veces el dolor se refleja, y la zona dolorida no tiene porqué coincidir con daños antiguos que se vean en los estudios con radiografías, resonancias, tomografías, etc.

A pesar de los avances en técnicas como la Resonancia Nuclear Magnética, en la mayoría de los casos, la imagen no se correlaciona con el dolor. “El dolor no se ve, hay que explorarlo”.

Evidencia científica sobre el dolor lumbar y cervical crónico

Se ha demostrado en varios estudios que incluso cuando se objetivan anomalías anatómicas, como protrusiones discales, éstas pueden no corresponder con el dolor y la limitación funcional que se sufre.

En 1994 se llevó a cabo un estudio mediante el cual dos radiólogos independientes realizaron resonancias a 98 personas sin dolor, que sin embargo presentaban deterioros evidentes en la columna.

Solamente el 36% de las personas sin dolor tienen la “columna perfecta”.5

En otro trabajo similar se hicieron resonancias a 63 voluntarios sin dolor cervical, y hasta el 19% presentaba anormalidades, como protrusones, hernias o estenosis foraminales.6

En este escenario, algunos autores consideran que los factores esqueléticos podrían no ser los más determinantes, suponiendo que una constitución genética sería más importante.7

El dolor lumbar con sensibilización central

Sabemos que en determinados pacientes con dolor crónico, como los que padecen de lumbalgia, habrá que considerar fenómenos neuroinflamatorios y de sensibilización central.

Son casos en los que el procesamiento de la señal dolorosa en el sistema nervioso central hace que ésta se viva de manera amplificada… “tengo lo mismo que mi vecino, pero a mí me duele más”, pues mi sistema nervioso así lo interpreta.8

En base a estas investigaciones, los expertos aconsejan cautela a la hora de planificar tratamientos invasivos, como la cirugía.

¿Cómo tratar la lumbalgia crónica?

Recomiendan un plan de tratamiento multidisciplinar, escalonando las intervenciones, comenzando por la menos agresiva, como la ozonoterapia paravertebral.

Un estudio del 2006 reveló este tipo de alteraciones en el procesamiento del dolor, de manera que bajo un mismo nivel de estímulo doloroso (especialmente por presión), en los pacientes con lumbalgia se captaba mayor activación neuronal que en los controles.

Mediante resonancia nuclear magnética funcional, se registró una menor perfusión cerebral en la sustancia gris periacueductal, una de las zonas clave en la gestión de los mecanismos imhibitorios.9

REFERENCIAS

  1. Patrick N, Emanski E, Knaub MA.Acute and chronic low back pain.Med Clin North Am.2014; 98: 777-789.
  2. Palomino Aguado B, Jiménez Cosmes L, Ferrero Méndez A. El dolor lumbar en el año 2009. Rehabilitación. 2010; 44:69-81.
  3. González Viejo MA, Condón MJ. Coste de la compensación por incapacidad temporal por dolor lumbar en España. Rehabil. 2001; 35: 28-34.
  4. Ávila Arriaza MA, Palomo Gómez J. Lumbalgia Inespecífica: la enfermedad del siglo XXI. Abordaje terapéutico de enfermería. Hygia. 2010;75:5-9.
  5. Jensen MC, Brant-Zawadzki MN, Obuchowski N, Modic MT, Malkasian D, Ross JS. Magnetic resonance imaging of the lumbar spine in people without back pain. N Engl J Med 1994; 331:69–73.
  6. Boden SD, McCowin PR, Davis DO, Dina TS, Mark AS, Wiesel S. Abnormal magnetic-resonance scans of the cervical spine in asymptomatic subjects: a prospective investigation. J Bone Joint Surg Am 1990; 72:1178–1184.
  7. Balagué F, Mannion AF, Pellisé F, Cedraschi C. Non-specific low back pain. 2012;379: 482-91.
  8. Woolf CJ. Central sensitization: implications for the diagnosis and treatment of pain.2011;152(3 Suppl):S2-15)(Staud R.Evidence for shared pain mechanisms in osteoarthritis, low back pain, and fibromyalgia. Curr Rheumatol Rep. 2011; 13:513-520.
  9. Giesecke T, Gracely RH, Clauw DJ, Nachemson A, Dück MH, Sabatowski R, Gerbershagen HJ, Williams DA, Petzke F.Central pain processing in chronic low back pain. Evidence for reduced pain inhibition.Schmerz.2006;20:411-4, 416-7.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
×

Hola!:

¿En que podemos ayudarte?

 

× ¿Cómo puedo ayudarle?