Diapositiva1

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, no incluye al ozono como pseudociencia.

El Gobierno lanza la campaña #CoNprueba frente a las pseudoterapias y las pseudociencias, no incluyendo al ozono y la ozonoterapia.

La web www.coNprueba.es traslada a la ciudadanía información veraz y accesible sobre las pseudoterapias y las pseudociencia.

El pasado 28 de febrero de 2019, la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, presentaban la campaña #CoNprueba, una iniciativa que cuenta con distintas acciones de comunicación y sensibilización destinadas a trasladar información veraz y accesible a la ciudadanía para que pueda tomar decisiones informadas y responsables frente a las pseudoterapias y las pseudociencias.

Con la campaña #CoNprueba, el Gobierno cumple con su obligación en la protección de la salud como derecho básico frente técnicas con pretendida finalidad sanitaria, y de aportar fuentes fiables de información no solo de salud, sino también en materia de ciencia.

Como parte de las acciones de sensibilización e información a favor de la evidencia científica se ha habilitado una página web en la dirección www.CoNprueba.es que alojará todos los contenidos relacionados con las acciones del Gobierno frente a las pseudociencias y las pseudoterapias.  La web ya está operativa en una primera versión que se irá enriqueciendo en la medida que se vayan realizando nuevos informes.

Técnicas que se pueden considerar pseudoterapias (73):  

Análisis somatoemocional, análisis transaccional, ángeles de Atlantis, armónicos, arolo tifar, ataraxia, aura soma, biocibernética, breema, cirugía energética, coaching transformacional, constelaciones sistemáticas, cristales de cuarzo, cromopuntura, cuencos de cuarzo, cuencos tibetanos, diafreoterapia, diapasones, digitopuntura, esencias marinas, espinología, fascioterapia, feng shui, flores del alba, frutoterapia, gemoterapia, geobiología, geocromoterapia, geoterapia, grafoterapia, hidroterapia del colon, hipnosis ericksoniana, homeosynthesis, iridología, lama-fera, masaje babandi, masaje californiano, masaje en la energía de los chacras, masaje metamórfico, masaje tibetano, medicina antroposófica, medicina de los mapuches, medicina ortomolecular, metaloterapia, método de orientación corporal Kidoc, método Grinberg, numerología, oligoterapia, orinoterapia, oxigenación biocatalítica, piedras calientes, pirámide vastu, plasma marino, posturología, pranoterapia, psicohomeopatía, psychic healing, quinton, radioestesia, rebirthing, sincronización core, sofronización, sotai, tantra, técnica fosfénica, técnica metamórfica, técnica nimmo de masaje, terapia bioenergética, terapia biomagnética, terapia de renovación de memoria celular (cmrt), terapia floral de California, terapia floral orquídeas, terapia regresiva.

Terapias aún en evaluación (66):

Abrazoterapia, acupresión, acupuntura, aromaterapia, arteterapia, auriculoterapia, ayurveda, biodanza, caballoterapia o hipoterapia, ChiKung o Qi-Gong, constelaciones familiares, cromoterapia, crudivorismo, drenaje linfático manual, enfermería naturista, fitoterapia, Gestalt, hidroterapia, hipnosis natural, homeopatía, kinesiología, kundalini yoga, linfodrenaje, luminoterapia, macrobiótica, magnetoterapia, masaje ayurvédico, masaje estructural profundo, masaje tailandés, medicina naturista, medicina natural china, meditación, moxibustión, musicoterapia, naturoterapia, osteopatía, panchakarma, pilates, programación neurolingüística, psicoterapia integrativa, quiromasaje, quiropraxia, reflexología o reflexología podal o reflexoterapia, reiki, respiración consciente integrativa, risoterapia, sanación espiritual activa, seitai, shiatsu o shiatsu namikoshi, sonoterapia, tai chi, técnica Alexander, técnicas de liberación emocional, técnicas de relajación, terapia craneosacral, terapia de polaridad, terapia florar de bach, terapia floral de Bush, terapia herbal, terapia humoral, terapia nutricional, vacuoterapia, visualización, yoga de polaridad, yoga, zero balancing.

La ozonoterapia no es una pseudociencia.
OZONOTERAPIA EN MEDICINA DEL DOLOR.

El uso del ozono médico en el tratamiento del dolor crónico se ha ido expandiendo progresivamente y hoy en día se emplea tanto en centros públicos como privados. No obstante, existe un gran desconocimiento sobre la ozonoterapia, tanto en atención primaria como en las especialidades médicas. Aunque sus bases bioquímicas están bien determinadas y existen diversas revisiones sistemáticas y meta-análisis en la literatura que justifican su empleo, algunos profesionales todavía consideran que se trata de pseudociencia.

Entendemos por ozonoterapia el uso de ozono médico como elemento terapéutico en aquellas patologías con hipoxia, inflamación y disbalance redox crónico cuya fisiopatología puede verse reconducida por las propiedades científicamente demostradas del ozono (Revisión WFOT sobre Ozonoterapia Basada en Evidencias, 2016).

El ozono médico es una mezcla de oxígeno medicinal (WFOT) y ozono obtenido a una concentración determinada mediante un dispositivo médico homologado según la directiva europea 93/42.

Actualmente, la legislación europea y la española (RD 1591/2009) incluyen a los generadores de ozono en el epígrafe IIB de la clasificación de dispositivos médicos.

La ozonoterapia en medicina es una realidad, y cada vez hay más profesionales haciendo uso del ozono médico como complemento terapéutico para diferentes enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo, incluido el dolor crónico.

Además de las asociaciones de profesionales sanitarios que intentan unificar criterios y protocolos, así como formar a los sanitarios que se introducen en el uso de esta substancia, la Universidad Católica de Murcia ha tomado la iniciativa al crear una cátedra de Ozonoterapia y Dolor Crónico para promocionar la formación y la investigación.

En Portugal y Grecia, la ozonoterapia está legalmente reconocida y se emplea en centro públicos y privados. En Alemania, Suiza y Austria se utiliza merced al reconocimiento legal de los generadores de ozono.

En 2011, el Ministerio de Sanidad español ha incluido la ozonoterapia en la cartera de servicios de las unidades de dolor, por lo que se hace necesario que el médico experto en el tratamiento del dolor conozca el fundamento científico de la ozonoterapia médica y cómo actúa, tanto a nivel local como sistémico (Sánchez, 2011). Dada la variedad de posibilidades que ofrece el usodel ozono, es necesario formar también sobre las indicaciones y los criterios de uso según la metodología de la medicina basada en la evidencia (Sackett, Rosenberg, Gray, Haynes y Richardson, 1996).

El ozono es una molécula formada por tres átomos de oxígeno (O3) en lugar de los dos de los que se compone la molécula de oxígeno (O2). El ozono tiene una semivida de 20 minutos a 20ºC (Revisión WFOT sobre Ozonoterapia Basada en Evidencias, 2016); por este motivo, no se puede almacenar y la mezcla ha de ser producida “in situ” para cada aplicación.

Las aplicaciones de ozono médico se remontan a principios del siglo pasado. El Dr. Kellogg, en su libro sobre difteria (1881) ya mencionaba el ozono como desinfectante, y en 1898 los doctores Thauerkauf y Luth fundaron en Berlín el “Instituto para oxígenoterapia”, llevando a cabo los primeros ensayos con animales. En el año 1911, salió a la luz el libro “A Working Manual of High Frequency Currents”, publicado por el Dr. Noble Eberhart, jefe del departamento de terapéutica fisiológica de la Universidad de Loyola, donde se hablaba del uso del ozono médico en el tratamiento de enfermedades como la tuberculosis, la anemia, el asma, la bronquitis, la fiebre del heno, la diabetes, etc. (Pressman y Warburg, 2000).

Pero a pesar de los éxitos obtenidos a principio del siglo pasado, las máquinas generadoras de ozono carecían de precisión, y es la tecnología actual la que nos permite obtener con toda fiabilidad la mezcla idónea de ambos gases.

En líneas generales, al aplicar este tipo de terapia, realmente estamos induciendo una “microoxidación” controlada e inocua, cuya respuesta orgánica será una activación favorable del sistema antioxidante celular.

Numerosos autores han publicado trabajos preclínicos a cerca de los efectos de la ozonoterapia sobre los organismos vivos, pudiéndose demostrar efectos beneficiosos sobre la capacidad de modular el balance redox y la inflamación celular y la adaptación ante los procesos de isquemia/reperfusión. (Barber, Menéndez, Barber, Merino y Calunga, 1998; Peralta et al., 2000; Ajamieh, Menéndez, Merino, Martinez-Sanchez y León, 2003; Ajamieh et al.,2004; Ajamieh et., 2005).

Desde un punto de vista clínico, la ozonoterapia presenta múltiples aplicaciones medicoquirúrgicas, todas ellas relacionadas con la capacidad germicida del ozono, con los procesos isquémicos crónicos y con las descompensaciones del balance redox celular. Son varios los manuales médicos que recogen la experiencia y los trabajos científicos llevados a cabo hasta la fecha por diferentes grupos de investigación, principalmente italianos, alemanes, rusos y cubanos (Bocci, 2002; Menéndez et al., 2008).

Las formas de aplicación del ozono médico son básicamente tres: tópica, infiltrativa y sistémica (Revisión WFOT sobre Ozonoterapia Basada en Evidencias, 2016).

Las aplicaciones tópicas sacan partido del poder germicida del ozono y de su efecto positivo sobre los procesos de cicatrización; se suele aplicar directamente, con el uso de bolsas de cierre hermético, o mediante agua o aceites ozonizados.

El ozono infiltrado a concentraciones de entre 4 y 30 µgr/ml es útil para tratar afecciones del aparato locomotor, tales como artritis, tendinitis, miositis, fascitis, neuritis o dolores miofasciales.

La ozonoterapia sistémica consiste en la administración de la mezcla de gases fundamentalmente mediante dos vías: la endovenosa indirecta y la insuflación rectal.

La endovenosa indirecta consiste en la extracción de una cantidad determinada de sangre que, dentro de un circuito cerrado, es puesta en contacto con el gas, con el que reaccionará hasta la dilución del mismo en pocos segundos para ser reinfundida inmediatamente. Se deben utilizar dispositivos médicos homologados para dicho procedimiento.

La insuflación rectal consiste en administrar un enema de gas con una sonda vaginal en el recto, para que se absorba por el plexo hemorroidal y eluda el paso primario por el hígado como cualquier otro tratamiento por vía rectal. Las sondas deben ser de silicona u otro plástico resistente al ozono (OzoneCompatible Materials, 2015).

2. INFILTRACIONES CON OXÍGENO/OZONO MÉDICO (O2/O3).

2.1. Generalidades.

El uso de las infiltraciones de O2/O3 para tratar patología musculoarticular cada vez está más extendido.

Verga, (1989), fue el primero en describir las aplicaciones de ozono intramuscular, a nivel paravertebral y en los puntos gatillo, en pacientes con lumbalgia crónica. Posteriormente, en la década de los 90, se extiende su uso para tratar poliartritis aguda y crónica (cadera, rodilla, articulación sacroilíaca, interfalángicas), tendinitis, epicondilitis, síndrome del túnel carpiano y dolores miofasciales (Bocci, 2002).

A pesar de su uso cada vez más frecuente, los niveles de evidencia (a excepción del tratamiento de la hernia discal lumbar y la artrosis de rodilla) son bajos, debido posiblemente a que su uso en el ámbito de la medicina pública está en sus inicios. Carmona, (2006), publicó una revisión sistemática en el año 2006 sobre la efectividad de la ozonoterapia en las enfermedades reumáticas en general, concluyendo que no existen ensayos clínicos de calidad, que la mayoría de los trabajos están publicados en revistas de bajo impacto y que la metodología entre los distintos estudios es muy variable.

Pero aunque los ensayos clínicos sean escasos, sí hay trabajos científicos con menor nivel de evidencia ilustrando el empleo del ozono infiltrado como analgésico-antiinflamatorio en diversas patologías del aparato locomotor (Iliakis, 1996; Benvenuti, 2006).

2.2. Ozonoterapia en patología de rodilla.

Riva, (1989), registró 156 pacientes con patología articular de rodilla (artritis postraumática, gonartrosis con deformidad leve y gonartrosis con deformidad severa) obteniendo buenos resultados, que fueron especialmente beneficiosos cuando no había deformidades óseas severas. El tratamiento consistió en infiltraciones intraarticulares y periarticulares de 10 ml de oxígeno/ozono a una concentración de 20 µgr/ml.

En Cuba, en el año 1997, se llevó a cabo un estudio prospectivo para evaluar la efectividad de las infiltraciones de ozono en 126 pacientes con osteoartritis de rodilla; por lo general, se necesitaron 3 ó 4 infiltraciones para obtener resultados positivos, y solo a 14 pacientes se le aplicaron más de 5 sesiones. El 71,4 % de los pacientes tuvieron un resultado catalogado como bueno, en el 10,3 % el resultado fue regular, y en un 18,3 % el resultado fue malo. La principal complicación fue el dolor durante la infiltración, y es de destacar el ahorro económico por la menor necesidad de antiinflamatorios (Escarpanter, Valdés, Sánchez, López y López 1997).

La condromalacia femoropatelar es una patología dolorosa cuyo tratamiento es fundamentalmente quirúrgico, tras el que con frecuencia quedan secuelas. Manzi y Raimondi trataron con O2/O3 a 60 pacientes refractarios al tratamiento quirúrgico convencional, obteniendo una resolución del cuadro mayor y más rápida que en los controles (Manzi y Raimondi, 2002).

También se ha usado con éxito la ozonoterapia infiltrada a nivel peritendinoso en tendinopatías refractarias de rodilla (Gjonovich, Marchetto, Montemarà y Girotto, 2003). En otro trabajo de los mismos autores, Gjonovich y su equipo, (2003), mejoraron a 36 atletas con “rodilla de saltador” que no habían respondido a los tratamientos convencionales. Este mismo año, Gheza y Bissolotti, (2003), publicaron una guía de tratamiento para la gonartrosis basada en su experiencia personal.

Varios estudios publicaron su experiencia en series de casos sin control (Delgado Rifá y Quesada, 2005; Huanqui, Cruz, Miranda, Poblete y Mamani, 2006; Wang et al., 2010; Proaño, 2014). Moretti, (2004), trabajaron sobre la osteoartritis temprana de rodilla, compararon la efectividad de la infiltración de O2/O3 con la de ácido hialurónico, concluyendo que si bien no había diferencias estadísticamente significativas, estaría más indicado el ozono en estadios tempranos, donde predomina la inflamación.

Una reciente publicación de Jesús, Trevisani y Santos, (2015), ha 7 demostrado mediante un ensayo clínico aleatorizado, a doble ciego y multicéntrico, la efectividad de la infiltración intrarticular de ozono frente a placebo en la gonartrosis.

2.3. Ozonoterapia en patología de hombro.

Con respecto a la patología de hombro, Ikonomidis, Iliakis y Charalambus, (2002), demostraron en un ensayo clínico la mayor efectividad del O2/O3 frente a las infiltraciones con esteroides o la terapia con ultrasonidos en una serie de infiltraciones subacromiales y en las zonas de máximo dolor.

También se ha empleado con éxito la oxígeno-ozonoterapia en combinación con las ondas de choque, para tratar tendinitis calcificada del hombro (Trenti y Gheza, (2002). Brina y Villani, (2004), han publicado la utilidad de las infiltraciones ecoguiadas de O2/O3 en pacientes con lesiones del manguito de los rotadores no quirúrgicas.

2.4 Ozonoterapia en patología de columna.

Sin duda, la mayor cantidad de trabajos publicados se centra en el uso de la ozonoterapia para el tratamiento de la hernia discal, tanto cervical como lumbar.

Generalmente, el tratamiento de las hernias discales cervicales es más conservador que el de las lumbares, quizás por el mayor índice de complicaciones graves de su cirugía (Wang, Chan, Maiman, Kreuter y Deyo, 2007). En este contexto el interés de las infiltraciones intradiscales o paravertebrales de oxígeno/ozonoterapia tiene una relevancia especial, y los efectos analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares de la ozonoterapia en la patología cervical han sido descritos (Albertini, 2002; Villa, 2002).

En el 2004, Moretti et al., (2004), realizaron un ensayo clínico comparando la efectividad de la ozonoterapia con la de la mesoterapia en pacientes con dolor cervical, parestesias de miembros superiores (uni o bilaterales), vértigo periférico y cefalea. Se reclutaron 152 pacientes con hernias, protusiones o cervicoartrosis, 76 de los cuales fueron tratados con infiltraciones de O2/O3 muscular paravertebral en los trapecios y en los elevadores de la escápula; a los otros 76 pacientes se les aplicó tratamiento con mesoterapia antiinflamatoria. Las diferencias fueron estadísticamente significativas a favor del grupo tratado con oxígeno-ozono, con un 78% de resultados calificados como buenos u óptimos, frente a un 56,25% en el grupo de la mesoterapia.

En cuanto a las infiltraciones intradiscales cervicales, también demostraron ser eficaces, según un trabajo publicado por Xiao, Tian, Li y Zhang, (2005). Se hizo una evaluación retrospectiva de 86 pacientes con espondilosis tratados con infiltraciones guiadas por tomografía, de los que 37 sufrían de mielopatía, 30 presentaban radiculopatía y 19 tenían sintomatología de tipo simpático. Las indicaciones para el tratamiento fueron el presentar cervicalgia con patrones de irradiación braquial, el tener pérdida de sensibilidad, hormigueo, entumecimiento, debilidad muscular o deficiencia de los reflejos tendinosos profundos; también se incluyeron pacientes con electromiografía u otras pruebas de conducción eléctrica positivas, y todos habrían de ser refractarios a tratamiento con las terapias conservadoras al menos durante 12 semanas. Se descartaron los pacientes con estenosis ósea de canal, osificación del ligamento longitudinal posterior o malacia espinal. El tratamiento con ozonoterapia resultó ser excelente, bueno o pobre en el 78%, 16% y 6% de los casos, respectivamente, según se registró con el método MacNab modificado.

Estos resultados coinciden con los publicados por Alexandre y colaboradores en el mismo año (Alexandre et al., 2005).

En patología lumbar la cantidad de trabajos es extensa. Los resultados positivos, junto con la seguridad de la técnica y las temidas complicaciones de la cirugía, hacen que cada vez más autores consideren de primera elección los tratamientos conservadores con ozonoterapia, sea paravertebral o intradiscal.

Muto et al., (2008), realizaron infiltraciones guiadas con TAC a 2.900 pacientes con hernia discal. El gas se inyectó intradiscal, periganglionar y periradicular. Al mes se revisaron los pacientes, repitiendo la sesión en aquellos casos en que la mejoría fue parcial. A los 6 y 12 meses hubo mejorías del 75%-80% con hernia discal simple, del 70% con hernias múltiples y del 55% con dolor por cirugía fallida de espalda.

Andreula et al., (2003), añadieron O2/O3 intradiscal y periganglionar a la infiltración con anestésicos locales y corticoides; no solo no hubo interferencia del gas sobre la efectividad de los medicamentos, si no que en la evaluación a los seis meses por evaluadores ciegos se pudo constatar una mejoría estadísticamente significativa con la combinación de ambos tratamientos.

Bonetti et al., (2005), en un ensayo clínico, compararon la efectividad de la infiltración intraforaminal de O2/O3 con la infiltración periradicular de esteroides. Se reclutaron 306 pacientes, con y sin enfermedad discal, que fueron divididos en dos grupos (166 y 140 respectivamente). El principal instrumento de medida fue el índice de McNab modificado, y se registró la evolución a corto (1 semana), medio (3 meses) y largo plazo (6 meses). A corto plazo no hubo diferencias estadísticamente significativas entre las dos modalidades de tratamiento (p=0,4077). A largo plazo, las diferencias a favor de los tratamientos con ozono sí fueron estadísticamente significativas, pero solamente en el grupo de pacientes con enfermedad discal (p=0,0021); también a largo plazo, se pudo ver que los tratamientos con ozonoterapia tenían estadísticamente menos índice de fracaso (8,6%) que los tratamientos con esteroides (21,4%).

Autores como Torres y su equipo, (2009), obtienen resultados positivos y duraderos en el tratamiento de la ciática por hernia discal aplicando tres sesiones consecutivas de infiltraciones de O2/O3 intradiscal, epidural y paravertebral que añaden a bupivacaína (5 ml al 0,25%) y triamcinolona (4 mg). Aunque el estudio es retrospectivo se registró la evolución de 91 pacientes durante 24 meses, con una mejoría muy significativa que persistió al final del seguimiento en el 81,1%de la muestra.

Buric, Alexandre, Coro y Azuelos, (2003), hicieron un seguimiento prospectivo durante 18 meses de 104 pacientes con protusiones discales, encontrando mejorías en el dolor y la capacidad funcional en la mayoría de la muestra; se hicieron mediciones del volumen discal y se observó que a los 5 meses un 22% de las protusiones no habían cambiado de volumen, un 41% se habían reducido y un 37% habían desaparecido. (31) Los resultados indicaban que la técnica era efectiva en el tratamiento de las protusiones, aunque según otro estudio posterior del mismo equipo, la efectividad no fue superior a la de la microdiscectomía.

También respecto a las protusiones discales, Qing et al., (2005), en una muestra de 602 pacientes y 1078 discos intervenidos, concluyeron la idoneidad del tratamiento con ozonoterapia como de primera elección después de fallar técnicas más conservadoras. Al comparar la ozonoterapia con otras técnicas microinvasivas, estos autores consideraron que se trataba de una técnica efectiva, segura, mínimamente estresante para el paciente y fácil de realizar. Resultados igualmente positivos obtienen Castro et al., (2009), en un estudio observacional prospectivo en el que trataron a 41 pacientes con infiltraciones simultáneas intradiscales, epidurales y perirradiculares. Se excluyeron enfermos con hernia discal con fragmento libre y déficit neurológico mayor asociado. La evolución fue muy positiva (según la EVA y el test de Lattinen) desde el primero al último de los registros postbasales (a los 30 días y a los 6 meses respectivamente), y el grado de satisfacción fue calificado como bueno por el 85.4% de la muestra.

En el año 2006 se publicó otro ensayo clínico aleatorizado comparando la efectividad de la infiltración paravertebral muscular de O2/O3 con la de esteroides epidurales en pacientes refractarios a los tratamientos convencionales (esteroides y miorelajantes). 171 pacientes fueron tratados con esteroides epidurales y a 180 se le realizaron infiltraciones paravertebrales de oxígeno/ozono. A las tres semanas de seguimiento la mejoría fue estadísticamente significativa a favor de los pacientes tratados con ozonoterapia (remisión total o casi total del dolor en el 88,2%, frente al 59% en el grupo de los esteroides), y a los seis meses la evolución fue excelente o buena en el 77,1% de los pacientes tratados con ozonoterapia, frente al 47,3% de pacientes tratados con esteroides (Zambello, Fara, Tabaracci y Bianchi, 2006).

Recientemente se realizó un ensayo clínico para evaluar la efectividad de las infiltraciones paravertebrales de oxígeno/ozono en el tratamiento del

dolor lumbar agudo con hernia discal. Aunque la mayoría de los trabajos publicados se refieran a las técnicas intradiscales, la realidad es que esta técnica, por su seguridad y simplicidad suele ser la más empleada en la práctica clínica. Se reclutaron 60 pacientes que fueron aleatorizados en dos grupos; a uno se trató con infiltraciones reales y en el otro éstas fueron simuladas. Se hizo un seguimiento a los 15, 30, 90 y 180 días tras el registro basal. Se observó que en los pacientes tratados mejoraron significativamente el dolor y la limitación funcional (p<0,05), necesitando menos medicación analgésica (Paoloni et al., 2009).

En el año 2010 se publicó un metaanálisis sobre la efectividad y seguridad la ozonoterapia para el tratamiento de las hernias discales de cualquier tipo. Se incluyeron 12 estudios con una muestra total de 8000 pacientes; las mejorías medias registradas fueron similares a las descritas para discectomía: 3,9 puntos sobre 10 en la escala visual analógica de dolor, 25,7 puntos en la capacidad funcional según el Índice de Discapacidad de Oswestry (ODI) y un 79,7% de mejoría en los registros de la escala McNab modificada. El porcentaje de complicaciones fue del 0,064%, por lo que el tratamiento se consideró seguro y eficaz (Steppan, Meaders, Muto y Murphy, 2010).

Dos años más tarde, Magalhaes, Dotta, Sasse, Teixera y Fonoff, (2012), publicaron una revisión sistemática y meta-análisis recopilando 8 estudios observacionales y 4 ensayos clínicos aleatorizados. Concluyeron que la discolisis para tratar la hernia discal lumbar tiene un nivel de recomendación 1C y que el tratamiento con paravertebrales tiene un nivel de recomendación 1B de acuerdo con los criterios de la U.S. Preventive Services Task Force; esto quiere decir que la recomendación es fuerte (nivel máximo), aunque con ciertas reservas para la discolisis por la diversidad de protocolos existentes.

Alrededor de un 80% de la población en países occidentales experimentará al menos un episodio de lumbalgia a lo largo de su vida, y en el 55% de estos habrá un dolor radicular asociado (Long, 1991). El síndrome de cirugía fallida de espalda oscila entre un 15 y un 20%, lo que lleva a proponer tratamientos más conservadores y menos invasivos, como la ozonoterapia, cuya efectividad parece oscilar entre un 65 y un 80% sugiriendo que un mínimo cambio en el volumen discal se puede traducir en un gran cambio clínico (Gangi et al., 1998). También se deberán de tener en cuenta las fibrosis epidurales, los desgarros perineurales, las adherencias nerviosas, las limitaciones de la biomecánica por fibrosis y espasmos de los músculos parvertebrales y los síndromes miofasciales asociados (Manchikanti, Singh, Cash, Pampati, y Datta, 2007).

En este contexto, las infiltraciones con O2/O3, tanto a nivel paravertebral profundo y de los puntos gatillo de la musculatura relacionada, como la nucleolisis percutánea con ozono, son técnicas en auge debido a su inocuidad, efectividad, facilidad de ejecución y bajo coste.

Andreula et al., (2003), al comparar la nucleólisis con ozono con la nucleólisis enzimática, concluyen que, siendo los resultados clínicos similares, el tratamiento con ozonoterapia sería de primera elección debido a ventajas como las que siguen (Tabla I).

Tabla I. Ventajas de la ozonoterapia en la nucleolisis

• No existe la posibilidad de que se den reacciones alérgicas o anafilácticas.

• Posibilidad de repetir el tratamiento las veces que se considere.

• Menor riesgo teórico de infecciones, debido a las propiedades germicidas del ozono.

• Posibilidad de usar una aguja más fina por su fluidez y por lo tanto menos traumática.

• Menos molestias postinfiltración (2, 3 días frente a 1 ó 2 semanas).

A estas ventajas se añadirían las descritas sobre los corticoides por la ausencia de los efectos adversos de los mismos. A este respecto, Fernández, Povedano, Campos y García-López, (1998) en su revisión sobre el uso de corticoides llaman la atención sobre los siguientes puntos (Tabla II).

Tabla II. Efectos adversos de los corticoides

• Artritis infecciosa

• Deterioro articular progresivo

• Atrofia de los tejidos blandos e hipopigmentación

• Rotura tendinosa

• Sinovitis reactiva por microcristales de glucocorticoides

• Efectos adversos sistémicos

No hay que olvidar, de acuerdo a las últimas publicaciones sobre la administración de ozono no cierra el camino a la cirugía ni empeora su pronóstico (Bocci, Borrelli, Zanardi y Travagli, 2015; Muto, Giurazza, Silva y Guarnieri, 2016).

Por último, mencionar que queda por demostrar la efectividad de la ozonoterapia en el tratamiento del síndrome de cirugía fallida de espalda, altamente prevalente entre los pacientes operados de columna, y que suele empeorar con las reentradas quirúrgicas. En estos enfermos se organizan fibrosis por cicatrices epidurales y perineurales, contracturas y espasmos paraespinales y diversas adherencias, cuyo estímulo inflamatorio crónico daría lugar a fenómenos neuroplásticos con sensibilización central y periférica. Teóricamente, las propiedades fibrinolíticas, antiinflamatorias y antioxidantes del O2/O3 infiltrado lo harían idóneo para el tratamiento de estos procesos. El equipo del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, de México DF, ha publicado recientemente dos trabajos tratando en cada caso a 30 pacientes. En ambos estudios se aplicó una primera sesión de epidural más paravertebrales seguida de tres sesiones semanales de paravertebrales; se emplearon dosis de 20 ml, a 30 µgr/ml en la primera serie y a 50 µgr/ml en la segunda, pero los tratamientos no pudieron mejorar el dolor de los pacientes (Hernández, Hernández, Tenopala, Canseco y Torres, 2012; Riestra, Hernández, Tenopala, Canseco y Torres Huerta, 2012). Una alternativa promisoria sería la combinación de infiltraciones paravertebrales combinadas con epidurales caudales. Padilla y su grupo comunicaron mejoría muy significativa (EVA de 10 a 3) en una paciente con dolor refractario postlaminectomía a la que se realizaron tres bloqueos epidurales caudales con ozono (10 ml a 20 µgr/ml) en tres semanas consecutivas, después de haber hecho una serie de seis paravertebrales (10-30 µgr/ml) (Padilla et al., 2015). De todas maneras, dada la envergadura del problema, más estudios, quizás con unos protocolos más extensos, se hacen necesarios a este respecto.

2.5. Ozonoterapia infiltrativa en artritis reumatoide.

Un estudio preclínico llevado a cabo en el hospital de Nanfang comparó los efectos de las infiltraciones de oxígeno médico y de diferentes concentraciones de ozono; los autores demostraron que el ozono intraarticular infiltrado a una concentración de 40 µgr/ml es capaz de inhibir la sinovitis en ratas con artritis reumatoide (Bin y CHENHui-qiang, 2011). Los médicos expertos en ozonoterapia emplean empíricamente las infiltraciones articulares desde hace años, supuestamente con resultados muy positivos, pero aún no existen trabajos de envergadura al respecto.

2.6. Otras aplicaciones del oxígeno/ozono infiltrado.

Otras aplicaciones descritas son las diversas tendinopatías y síndromes de atrapamiento, el tratamiento de epicondilitis, las espondilolistesis y espondilolisis, la espondilodiscitis con infección del espacio discal, la espondiloartrosis, la patología dolorosa del pie de atleta, la tenosinovitis de De Quervain, la metatarsalgia por fibrosis postquirúrgica tras resección de un neuroma de Morton (53) o la patología de la articulación temporomandibular (Bonetti, Cotticelli, Richelmi y Valdenassi, 2002; Gheza, 2002; Gheza, Ipprio y Bissolotti, 2002; Zanardi y Zorandi, 2002; Bonetti, 2003; Gaffuri, Garaffo y Gheza, 2003; ST Ikonomidis, Eleftheriadou, Bratanis y Thomaidis, 2003; Moretti et al., 2005; Alvarado, 2006).

2.7. Propiedades terapéuticas y mecanismos de acción del ozono médico infiltrado.

Cuando infiltramos la mezcla de oxígeno/ozono, estamos infiltrando un gas altamente oxidante, con una buena capacidad de difusión tisular, que va a reaccionar con los fluidos intersticiales produciendo peróxido de hidrógeno (H2O2) y radical hidroxilo (OH·), además de otras especies reactivas del oxígeno (EROs), sean o no de naturaleza radical. Como respuesta, en el medio habrá un aumento de los sistemas antioxidantes, tales como la superóxido dismutasa (SOD), la glutatión peroxidada (GSH-Px) y la catalasa (CAT).

Diversos autores han descrito el efecto antiinflamatorio, analgésico, antiedema y descongestionante de las infiltraciones de O2/O3, y se estipula que la oxidación de los receptores algogénicos inhibiría la señal dolorosa y activaría el sistema antinociceptivo (Simonetti et al., 2000). Estas propiedades favorecerían un efecto relajante muscular, así como la mejoría de la movilidad de la zona tratada que se puede observar en clínica (Siemsen, 1995). Todo esto es muy importante en la recuperación muscular con infiltraciones de O2/O3; Balkanyi, (2001), ha descrito la utilidad de la ozonoterapia en el tratamiento de la hipertonía muscular dolorosa, destacando el tremendo efecto relajante muscular que se produce.

Periféricamente el ozono sería capaz de inactivar los enzimas proteolíticos. Al mismo tiempo, mediada por el H2O2, se estimularía la proliferación de fibroblastos y condorcitos, favoreciendo la regeneración cartilaginosa.

Se sugiere que los efectos del ozono sobre la sopa bioquímica inhibirían la acción de las prostaglandinas proinflamatorias, la serotonina, la bradiquinina o la sustancia P, justificando así su efecto analgésico, antiinflamatorio y remielinizante.

La acción antiinflamatoria del O2/O3 también se potenciaría por la inhibición de las citoquinas proinflamatorias (IL1, IL6, IL8, IL12, IL15 y TNFα) y de la fosfolipasa A2, y por la acción estimulante de las citoquinas inmunosupresoras, tales como la IL10 y el TNF β1 (de efecto antiinflamatorio y reparador tisular) (Bocci, 2002).

El ozono infiltrado a nivel subcutáneo interaccionaría con los mediadores y/o los receptores periféricos del dolor, que serían oxidados (Re, Sanchez, Mawsouf, 2010). La infiltración subcutánea de O2/O3 produciría cambios periféricos que inducirían neuroplasticidad central, según se ha podido observar en estudios preclínicos en los que se ha medido la regulación de la expresión de genes que juegan un papel esencial en el desarrollo y el mantenimiento de la alodinia. A este respecto, Fuccio et al., (2009), al inducir un daño ciático en ratones comprobaron la activación corticofrontal de genes caspasa 1, 8 y 12 (proinflamatorios, proapoptóticos y responsables de la alodinia); esta expresión se normalizó con una única inyección periférica de O2/O3, con lo que también se redujo la alodinia mecánica.

En cuanto al núcleo pulposo del disco intervertebral, se ha descrito que el H2O2, el HO· y las ERO reaccionarán con los aminoácidos e hidratos de carbono de los proteoglicanos y colágeno I y II que conforman la matriz, dando lugar a un proceso de “momificación”, que encogería el disco disminuyendo la compresión (McCord, 1974; Curran, Amoruso, Goldstein y Berg, 1984; Hawkins y Davies, 1996; Bocci et al., 200; Leonardi, Simonetti y Barbara, 2001). Iliakis y su grupo estudiaron los cambios histológicos de la matriz tras un tratamiento con discólisis mediante ozono a una concentración de 27 µgr/ml. En el ámbito preclínico ensayaron los efectos de la discólisis con conejos, y clínicamente examinaron especímenes discales resecados mediante microdiscectomía. A las cinco semanas no se observaban signos de hiperplasia condrocítica perilesional ni infiltrados inflamatorios propios de las biopsias en los discos herniados; sí había un tejido fibroso de menos volumen (“disco momificado”), lo que supone una disminución de la compresión sobre la raíz nerviosa, una disminución del éxtasis venoso, una mejoría de la circulación, una mayor oxigenación y menos dolor, dada la gran sensibilidad a la hipoxia de las raíces nerviosas (Iliakis, Valadakis, Vynios, Tsiganos y Agapitos, 2001).

También hay que considerar la importancia del TNF β1 en la sintesis del colageno y los glicosaminoglicanos, efecto que ha sido comprobado en la reparación tras la discectomia, con la reorganización del núcleo pulposo residual a expensas de una fibrosis incipiente (Trippel, 1995; Qi yScully, 1997).

2.8. Dosificación.

En cuanto a la dosificación, se echan en falta protocolos estandarizados. La mayoría de los autores relacionan la cantidad de la mezcla gaseosa a la extensión del terreno a infiltrar o a la cavidad articular de la que se trate. Generalmente, las cantidades de gas oscilan entre los 5 y los 15 ml, a unas concentraciones de ozono que varían entre los 4 y los 30 µgr/ml.

El número de sesiones de infiltración suele oscilar entre 3 y 10 (por lo general, una o dos por semana) cuando se trata de procesos inflamatorios crónicos del aparato locomotor, aunque en la práctica clínica los autores suelen ajustar las sesiones dependiendo de la evolución concreta de cada caso.

Con respecto a las discólisis, se suele asumir que un caso no responde al tratamiento cuando se han realizado un máximo de dos o tres intervenciones. Torres et al., (2009), tras haber empleado diferentes concentraciones con el mismo protocolo clínico, observan mejorías más evidentes cuando infiltran el O2/O3 intradiscal a 50 µgr/ml en comparación a cuando usan concentraciones inferiores, a 25 y 30 µgr/ml. No obstante, recomendamos no llegar a 50 µgr/ml por el riesgo de lesiones iatrogénicas sobre el anillo que se han detectado de forma experimental en el cerdo (Muto, 2004).

3. OZONOTERAPIA SISTÉMICA EN MEDICINA DEL DOLOR.

Como se ha comentado, la ozonoterapia estaría indicada, como coadyuvante, en el tratamiento de las enfermedades que cursan con alteraciones del balance redox celular o de la oxigenación tisular. Desde este punto de vista, la ozonoterapia sistémica ayudaría al paciente con dolor crónico, ya que estudios preclínicos recientes han demostrado el papel de las especies reactivas del oxígeno (ERO) en la hiperalgesia, vía activación de los receptores N-metil-D-aspartato (NMDA). Gao, Kim, Chung y Chung, (2007), en un modelo preclínico de dolor, tanto neuropático como inflamatorio, pudieron demostrar que las ERO a nivel del asta dorsal acompañaban al dolor, y que la administración sistémica de un agente neutralizador de las mismas reducía la hiperalgesia mediante el bloqueo de la fosforilación desde los NMDA. Posteriormente, el mismo grupo de investigación (induciendo hiperalgesia por capsaicina en ratas) pudo demostrar el papel del anión superóxido como responsable del procesamiento anormal de la señal dolorosa en el asta dorsal, sugiriendo el papel terapéutico de la superóxido dismutasa mitocondrial (SOD2) en estos tipos de dolor (Schwartz et al., 2009).

Pero ciertamente, los niveles de evidencia científica en el tratamiento con ozonoterapia sistémica del dolor crónico son prácticamente inexistentes. A este respecto, cabe reseñar un trabajo de Clavo et al., (2013), sobre cefalea crónica refractaria a triptanes en los que el ozono sistémico mejoró el dolor y la frecuencia de las crisis.

También Fernández et al., (2016), publicaron recientemente un trabajo en el que el uso de ozonoterapia sistémica mejora la efectividad y disminuye los efectos secundarios del metotrexate en pacientes con artritis reumatoide.

Teóricamente, el efecto beneficioso sobre pacientes inmunodeprimidos y la capacidad germicida del ozono lo harían útil, tanto en el tratamiento de la infección por herpes zoster como de la neuralgia postherpética. En este campo son varios los expertos que han ensayado tratamientos con ozono durante años, al parecer con resultados positivos. Generalmente se usa la ozonoterapia como coadyuvante a los tratamientos convencionales, bien vía sistémica o local (infiltraciones o aplicaciones de aceites y agua ozonizada), pero podemos pensar que los defectos de protocolización y comunicación relegan estos trabajos al nivel de una anécdota médica, de utilidad para incentivar el el desarrollo de trabajos mejor diseñados (Mattassi, Bassi, D’Angelo, Franchina y Sbrascini, 1985; Delgado, Wong, Menéndez y Gómez, 1989; Konrad, 2001).

El ozono sistémico también se ha ensayado, de manera complementaria a las infiltraciones, en pacientes con artritis reumatoide. Menéndez y colaboradores añadieron satisfactoriamente, a lo largo de 8 semanas, una serie de inyecciones intramusculares de oxígeno/ozono en 17 pacientes tratados con antiinflamatorios no esteroideos (Menéndez, Díaz y Menéndez, 1989). El mismo grupo de investigación, en 2007, publicó un estudio comparando las infiltraciones paravertebrales aisladas o combinadas con ozono rectal y comprobando que la combinación es positiva desde todos los parámetros clínicos medidos (Calunga et al., 2007). En 2010, compararon las infiltraciones aisladas de O2/O3 (3 ml a 10 µgr/ml) con las infiltraciones más ozonoterapia sistémica rectal en dos grupos de pacientes con artritis reumatoide de la articulación temporomandibular; las mejorías, tanto en el dolor, como en la función y en el estado de la cápsula articular, fueron estadísticamente significativas a favor de la terapia combinada. A este respecto, la ozonoterapia sistémica parece disminuir los niveles de interleukina 1 beta, directamente relacionados con la actividad de la enfermedad, mientras que la ozonoterapia intrararticular disminuiría los niveles de interleukina 8 intraraticular, justificando el menor recuento de granulocitos y la mejoría clínica (Eastgate, 1988; Fahmy, 1993; Fahmy, 1995; Méndez et al., 2010).

Con respecto a la fibromialgia, ésta es una “enfermedad del estrés” en la que subyace una alteración del balance de oxido-reducción celular, consecuencia de un aumento de la producción de radicales libres, una deficiencia de la capacidad antioxidante orgánica o de ambas circunstancias simultáneamente. Los hallazgos bioquímicos soportan esta realidad y la ozonoterapia sistémica como tratamiento ha sido propuesta (Borrelli y Bocci, 2002; Hidalgo, 2012). Hidalgo et al., en 1996, trataron con 10 sesiones de autohemoterapia a 21 pacientes con fibromialgia refractaria a un plan de tratamiento multidisciplinario, encontrando muy buena tolerabilidad y mejoría en el dolor y la fatiga, así como una disminución significativa en el uso de medicamentos para el dolor. Este mismo grupo ha administrado una dosis por vía rectal (200 ml de gas a 40 µgr/ml) durante 24 sesiones a 36 pacientes con fibromialgia, recogiendo mejorías significativas en el FIQ (Fibromyalgia Impact Questionnaire), en el estado anímico y en el componente físico del test de calidad de vida SF-12. El tratamiento fue muy bien tolerado, con meteorismo transitorio como efecto adverso más relevante (Hidalgo, Menéndez, Vilchez, Rodríguez y Calandre, 2013).

4. CONTRAINDICACIONES DE LA OZONOTERAPIA.

Todos los autores coinciden en la seguridad de los tratamientos con ozonoterapia, especialmente ahora que se dispone de máquinas modernas de gran precisión.

Jacobs, (1982), en Alemania, publicó que la incidencia de efectos adversos de la ozonoterapia sistémica era de solo el 0,0007%, llamando la atención las náuseas, el dolor de cabeza y la fatiga. En Cuba, con una experiencia de 25 años, teniendo como mínimo una unidad de ozonoterapia por cada provincia del país, solo se han registrado efectos adversos ligeros (Menéndez et al., 2008).

La experiencia de los expertos italianos es similar, aunque el Dr. Bocci describe al menos seis muertes por aplicaciones del gas de manera intravenosa directa, práctica absolutamente prohibida en la Unión Europea (Bocci, 2002).

Eventualmente, el efecto adverso más serio sería una reacción vagal, generalmente asociada al dolor durante la infiltración, y hay que tener en cuenta que ésta ha de ser lenta, especialmente si se va a infiltrar un gran volumen de gas a una concentración elevada (Zambello, Bianchi y Bruno, 2004).

Como contraindicación absoluta está el déficit grave de glucosa-6- fosfatodehidrogenasa (favismo), ya que este enzima es necesario para abastecer de hidrogeniones al sistema glutatión, encargado de tamponar la oxidación que los lipoperóxidos producirán en el hematíe (Viebahn, 1994).

Como contraindicaciones relativas para la ozonoterapia sistémica estarían el hipertiroidismo no controlado, la trombocitopenia, la inestabilidad cardiovascular severa y los estados convulsivos. Tampoco es conveniente, por prudencia médica, aplicar la ozonoterapia sistémica a pacientes embarazadas (Menéndez et al., 2008).

Las infiltraciones se deberán evitar siguiendo los criterios generales descritos en la literatura (Blanco, 2006).

Indudablemente, la ozonoterapia ha de ser practicada por un médico experto y, en pacientes con mal estado general, un diagnóstico del estado prooxidante-antioxidante del paciente sería deseable.

En cuanto a la genotoxicidad del oxígeno/ozono médico, se han realizado muchos estudios que prueban su absoluta seguridad a dosis terapéuticas, salvo por vía inhalatoria, totalmente prohibida por su potencial tóxico (Menéndez et al., 2008). Como ejemplo, sirva un estudio llevado a cabo en Cuba, en el que Fernández, Quinzan, Menéndez, Gómez y Acosta, (1989), estudiaron la citotoxicidad del ozono, sin ninguna respuesta agresiva, a dosis hasta 10 veces superiores a la máxima dosis terapéutica empleada en autohemoterapia en humanos.

5. BIBLIOGRAFIA.

– Ajamieh, H. H., Menéndez, S., Merino, N., Martinez-Sanchez, G., Re, L., & León, O. S. (2003). Ischemic and ozone oxidative preconditioning in the protection against hepatic ischemic-reperfusion injury. Ozone Science & Engineering, 25(3), 241-250.

– Ajamieh, H. H., Menéndez, S., Martínez-Sánchez, G., Candelario-Jalil, E., Re, L., Giuliani, A., & Fernández, O. S. L. (2004). Effects of ozone oxidative preconditioning on nitric oxide generation and cellular redox balance in a rat model of hepatic ischaemia–reperfusion. Liver International, 24(1), 55-62.

– Ajamieh, H. H., Berlanga, J., Merino, N., Sánchez, G. M., Carmona, A. M., Cepero, S. M., … & León, O. S. (2005). Role of protein synthesis in the protection conferred by ozone-oxidative-preconditioning in hepatic ischaemia/reperfusion. Transplant international, 18(5), 604-612.

– Albertini, F. (2002). Ozone administration in the treatment of herniated cervical disc. Case report. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 1, 203-6.

– Alexandre, A., Coro, L., Azuelos, A., Buric, J., Salgado, H., Murga, M., … & Giocoli, H. (2005). Intradiscal injection of oxygen-ozone gas mixture for the treatment of cervical disc herniations. In Advanced Peripheral Nerve Surgery and Minimal Invasive Spinal Surgery (pp. 79-82). Springer Vienna.

– Alvarado, R. (2006). Ozonetherapy to resolve disc space infection spondylodiscitis. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 5, 117-21.

– Andreula, C. F., Simonetti, L., De Santis, F., Agati, R., Ricci, R., & Leonardi, M. (2003). Minimally invasive oxygen-ozone therapy for lumbar disk herniation. American Journal of Neuroradiology, 24(5), 996-1000.

– Balkanyi A. (2001). The Treatment of Muscle Contracture with Ozone Zurich, Switzerland http://www.o3center.org/Abstracts/index.html.

– Barber, E., Menéndez, S., Barber, M. O., Merino, N., & Calunga, J. L. (1998). Estudio renal funcional y morfológico en riñones de ratas pretratadas con ozonoy sometidas a isquemia caliente. Revista CENIC Ciencias Biológicas, 29(3), 178-181.

– Benvenuti, P. (2006). Oxygen-ozone treatment of the knee, shoulder and hip. A personal experience. Rivista italiana di ossigeno-ozonoterapia, 5, 135-44.

– Bin, Y. U., & CHENHui-qiang, L. H. (2011). Effects of different concentrations ozone on synovitis in rat with rheumatoid arthritis. Orthopedic Journal of China, 12, 026.

– Blanco, I. S. (2006). Manual SERMEF de rehabilitación y medicina física. Ed. Médica Panamericana.

– Bocci, V. (2002). Oxygen-Ozone Therapy: A Critical Review. – Bocci, V., Borrelli, E., Zanardi, I., & Travagli, V. (2015). The usefulness of ozone treatment in spinal pain. Drug design, development and therapy, 9, 2677.

– Bocci, V., Pogni, R., Corradeschi, F., Busi, E., Cervelli, C., Bocchi, L., & Basosi, R. (2001). Oxygen-ozone in orthopaedics: EPR detection of hydroxyl free radicals in ozone-treated “nucleus pulposus” material. Rivista di Neuroradiologia, 14(1), 55-59.

– Bonetti, M. (2003). CT-guided oxygen-ozone infiltration into isthmic lysis points in the management of 1st negree spondylolisthesis and spondylolysis. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 2, 31-8.

– Bonetti, M., Cotticelli, B., Richelmi, P., & Valdenassi, L. (2002). Rofecoxib e O2-O3 terapia vs O2-O3 terapia nel trattamento della spondiloartrosi. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 1, 171-178.

– Bonetti, M., Fontana, A., Cotticelli, B., Dalla Volta, G., Guindani, M., & Leonardi, M. (2005). Intraforaminal O2-O3 versus periradicular steroidal infiltrations in lower back pain: randomized controlled study. American journal of neuroradiology, 26(5), 996-1000.

– Borrelli, E., & Bocci, V. (2002). A novel therapeutic option for chronic fatigue syndrome and fibromyalgia. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 1, 149- 153.

– Brina, L., & Villani, P. C. (2004). Treatment of rotator cuff lesions with echoguided infiltration of an Oxygen-Ozone mixture. Rivista Italiana di OssigenoOzonoterapia, 3(2), 139-147.

– Buric J. Ozone chemyonucleolysis vs microdiscectoy. Prospective controlled study with 18 months follow-up. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia 2005; 4:49-54.

– Buric, J., Alexandre, A., Coro, L., & Azuelos, A. (2003). Intradiscal Ozone Treatment of Non-Contained Disc Herniations. Rivista italiana di ossigenoozonoterapia, 2, 153-160.

– Calunga Fernández, J. L., Ramos Parra, T. L., Castillo, P., Menéndez, S., Carballo, A., & Céspedes, J. (2007). Ozonoterapia combinada en el tratamiento del paciente portador de hernia discal lumbar: estudio preliminar. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas, 26(1), 0-0.

– Carmona, L. (2006). Revisión sistemática: Ozonoterapia en enfermedades reumáticas. Reumatología clínica, 2(3), 119-123.

– Castro, M., Cánovas, L., Martínez, J., Pastor, A., Segado, I., Rocha, F., & Izquierdo, C. (2009). Discólisis percutánea con ozono: nuestra experiencia. Revista de la Sociedad Española del Dolor, 16(7), 405-409.

– Clavo, B., Santana-Rodriguez, N., Gutierrez, D., Lopez, J. C., Suarez, G., Lopez, L., … & Bocci, V. (2013). Long-term improvement in refractory headache following ozone therapy. The Journal of Alternative and Complementary Medicine, 19(5), 453-458.

– Curran, S. F., Amoruso, M. A., Goldstein, B. D., & Berg, R. A. (1984). Degradation of soluble collagen by ozone or hydroxyl radicals. FEBS letters, 176(1), 155-160.

– Delgado Rifá, E., & Quesada Musa, J. V. (2005). Ozonoterapia intraarticular en la enfermedad artrósica de rodilla. Revista Cubana de Ortopedia y Traumatología, 19(1), 0-0.

– Delgado, J., Wong, R., Menéndez, S., & Gómez, M. (1989). Tratamiento con ozono del herpes zoster. Rev. CENIC C Biol, 20, 160-1.

– Eastgate, J., Wood, N., Di Giovine, F., Symons, J., Grinlinton, F., & Duff, G. (1988). Correlation of plasma interleukin 1 levels with disease activity in rheumatoid arthritis. The Lancet, 332(8613), 706-709.

– Escarpanter Buliés, J. C., Valdés Díaz, O., Sánchez Rauder, R., López Valdés, Y., & López García, C. (1997). Resultados terapéuticos en la osteoartritis de la rodilla con infiltraciones de ozono. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas, 16(2), 124-132.

– Fahmy, Z. (1993). Inmunological effect of ozone (O2-O3) in rheumatic diseases. In Proceedings of the Eleventh Ozone World Congress, Ozone in Medicine (pp. 2-1).

– Fahmy, Z. (1995, May). Correlation of plasma interleukin 1 levels with disease activity in rheumatoid arthritis with and without ozone. In Proceedings 12 th World Congress of the International Ozone Association. Ozone in Medicine. France: Lille (pp. 195-205).

– Fernández, A. M., Povedano, J., Campos, S., & García-López, A. (1998). Eficacia clínica de las infiltraciones con esteroides. Revista española de reumatología, 25(9), 361-370.

– Fernández, S. I., Quinzan, C., Menéndez, S., Gómez, M., & Acosta, P. (1989). Estudio del efecto del ozono intratesticular sobre la espermatogénesis. Revista CENIC Ciencias Biológicas, 20, 16-9.

– Fernández, O. S. L., Viebahn-Haensler, R., Cabreja, G. L., Espinosa, I. S., Matos, Y. H., Roche, L. D., … & Vega, J. C. P. (2016). Medical ozone increases methotrexate clinical response and improves cellular redox balance in patients with rheumatoid arthritis. European journal of pharmacology, 789, 313-318.

– Fuccio, C., Luongo, C., Capodanno, P., Giordano, C., Scafuro, M. A., Siniscalco, D., … & Berrino, L. (2009). A single subcutaneous injection of ozone prevents allodynia and decreases the over-expression of pro-inflammatory caspases in the orbito-frontal cortex of neuropathic mice. European journal of pharmacology, 603(1), 42-49.

– Gaffuri, M., Garaffo, R., & Gheza, G. (2003). Oxygen-ozone therapy for lateral humeral epicondylitis: Preliminary findings. Rivista Italiana di OssigenoOzonoterapia, 2, 169-72.

– Gangi, A., Dietemann, J. L., Mortazavi, R., Pfleger, D., Kauff, C., & Roy, C. (1998). CT-guided interventional procedures for pain management in the lumbosacral spine. Radiographics, 18(3), 621-633.

– Gao, X., Kim, H. K., Chung, J. M., & Chung, K. (2007). Reactive oxygen species (ROS) are involved in enhancement of NMDA-receptor phosphorylation in animal models of pain. Pain, 131(3), 262-271.

– Gheza, G. (2002). Metatarsalgia trattata con O2-O3 in paziente con fibrosi cicatriziale post-chirurgica dopo asportazione di neuroma di Morton. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 1, 109-111.

– Gheza, G., & Bissolotti, L. (2003). Intra-articular oxygen-ozone injection for knee disease. Proposed guidelines. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 2, 63-66.

– Gheza, G., Ipprio, L., & Bissolotti, L. (2002). Oxygen-ozone therapy in a diabetic patient with De Quervain’s tenosynovitis associated with Joint arthrosis. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 1, 189-92.

– Gjonovich, A., Marchetto, R., Montemarà, E., & Girotto, T. (2003). Refractory tendinopathies of the knee: use of Oxygen-Ozone therapy. Rivista Italina di Ossigeno-Ozonoterpia, 2(2), 187-192.

– Gjonovich, A., Marchetto, R., Montemarà, E., & Girotto, T. (2003). Tendinopatie ribelli del ginocchio: utilizzo dell’ossigeno-ozonoterapia. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 2, 187-192.

– Hawkins, C. L., & Davies, M. J. (1996). Direct detection and identification of radicals generated during the hydroxyl radical-induced degradation of hyaluronic acid and related materials. Free Radical Biology and Medicine, 21(3), 275-290.

– Hernández Guinea, B. D., Hernández Santos, J. R., Tenopala Villegas, S., Canseco Aguilar, C. P., & Torres Huerta, J. C. (2012). Eficacia de la aplicación de ozono epidural y paravertebral a una concentración de 30 µg/ml para el manejo de dolor crónico en pacientes con síndrome de cirugía fallida de espalda. Revista de la Sociedad Española del Dolor, 19(1), 3-10.

– Hidalgo Tallón, F. J. (2012). Fibromialgia: Un trastorno de estrés oxidativo. Revista de la Sociedad Española del Dolor, 19(2), 95-100.

– Hidalgo, J., Calandre, E., Rico Villademoros, F., Delgado, A., Entrena, J. M., & Menéndez, S. (2006). Interés del ozono sistémico en el tratamiento de la fibromialgia altamente refractaria. 1ª Jornadas Internacionales de OxígenoOzonoterapia Médica. Jerez de la Frontera.

-Hidalgo-Tallón, J., Menéndez-Cepero, S., Vilchez, J. S., Rodríguez-López, C. M., & Calandre, E. P. (2013). Ozone therapy as add-on treatment in fibromyalgia management by rectal insufflation: an open-label pilot study. The Journal of Alternative and Complementary Medicine, 19(3), 238-242.

– Huanqui, C., Cruz, M., Miranda, A., Poblete, P., & Mamani, R. (2006). Eficacia y seguridad del ozono intraarticular en artrosis de rodilla refractaria al tratamiento. Universidad Católica de Santa María. Perú. Reum, 12, 21-26.

– Iliakis, E. (1996). Utilizzo dell’ossigeno-ozonoterapia nella pratica ortopedica. Acta Toxicol Ther, 17(2-3), 249-253.

– Iliakis, E., Valadakis, V., Vynios, D. H., Tsiganos, C. P., & Agapitos, E. (2001). Rationalization of the Activity of Medical Ozone on Intervertebral Disc A Histological and Biochemical Study. Rivista di Neuroradiologia, 14(1 suppl), 23- 30.

– Ikonomidis, S. T., Iliakis, E. M., & Charalambus Dvakirtzian, L. (2002). Nonoperative treatment of shoulder impingement syndrome with topical injections of medical oxygen-ozone mixture. A double blind clinical trial. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 1, 41-4.

– Jacobs, M. T. (1982). Untersuchung uber Zwischenfalle und typische komplikationen in der Ozon-sauerstoff-therapie. OzoNachrichten, 1, 5.

– Jesus C, Trevisani V, Santos F. Comparison Between Intra Articular Ozone and Placebo in the Treatment of Knee Osteoarthritis: A Multicentric, Comparative, Randomized and Double-Blinded Clinical Trial [abstract]. Arthritis Rheumatol. 2015; 67 (suppl 10).

– Konrad H. (2001). Ozone therapy for postherpética neuralgia. A retrospective study of 55 cases. Proceedings of the 15th ozone World congress, Medical Therapy Conference. London. pp:85-88.

– Leonardi, M., Simonetti, L., & Barbara, C. (2001). Effetti dell’ozono sul nucleo polposo: reperti anatomo-patologici su un caso operato. Rivista di Neuroradiologia, 14(1_suppl), 57-59.

– Long, D. M. (1991). Decision making in lumbar disc disease. Clinical neurosurgery, 39, 36-51.

– Magalhaes, F. N., Dotta, L., Sasse, A., Teixeira, M. J., & Fonoff, E. T. (2012). Ozone therapy as a treatment for low back pain secondary to herniated disc: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Pain Physician, 15(2), E115-E129.

– Manchikanti, L., Singh, V., Cash, K. A., Pampati, V., & Datta, S. (2007). Preliminary results of a randomized, equivalence trial of fluoroscopic caudal epidural injections in managing chronic low back pain: Part 3–Post surgery syndrome. Pain physician, 11(6), 817-831.

– Manzi, R., & Raimondi, D. (2002). The role of oxygen-ozone therapy in patellofemoral chondromalacia. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 1, 31-5.

– Mattassi, R., Bassi, P., D’Angelo, F., Franchina, A., & Sbrascini, S. (1985). Ozone as therapy in herpes simplex and herpes zoster diseases. Medical applications of ozone, 134-137.

– McCord, J. M. (1974). Free radicals and inflammation: protection of synovial fluid by superoxide dismutase. Science, 185(4150), 529-531.

– Menéndez Cepero, S. A., González Álvarez, R., Ledea Lozano, O. E., Hernández Rosales, F. A., León Fernández, O. S., & Díaz Gómez, M. F. (2008). Ozono Aspectos Básicos y Aplicaciones Clínicas. Centro de Investigaciones del Ozono, La Habana: Ed. CENIC.

– Menéndez, F., Díaz, G., & Menéndez, S. (1989). Ozonoterapia en la artritis reumatoidea. Revista CENIC Ciencias Biológicas, 20, 144-51.

– Méndez-Pérez, I., Cerro-Montesino, A. D., Cámbara-Peña, R., MartínezGodíne, J., & Menéndez-Cepero, S. (2010). Ozonoterapia sistémica e intraarticular en la artritis de la articulación temporomandibular por artritis reumatoide. Revista CENIC. Ciencias Biológicas, 41(3), 169-172.

– Moretti, B., Lanzisera, R., Morese, A., Moretti, L., Patella, S., Patella, V., & Simone, C. (2004). O2-O3 vs chondroprotectors in the treatment of osteoarthritis of the knee. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 3, 65-72.

– Moretti, B., Lanzisera, R., Pesce, V., Moretti, L., Patella, S., & Patella, V. S. C. (2004). O2-O3 vs. anti-inflammatory drugs in the treatment of neck pain. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 3, 131-7.

– Moretti, B., Lanzisera, R., Sisti, G. L., Moretti, L., Patella, S., Patella, V., & Simone, C. (2005). O,-C) 3 Therapy in Tendinopafhies and Entrapment Syndromes. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 4, 20-29.

– Muto, M. (2004). Intradiscal and intramuscular injection of oxygen–ozone: Pathological evaluation. Work in Progress. Riv Ital Ossigeno-Ozooterapia, 3, 7- 13.

– Muto, M., Ambrosanio, G., Guarnieri, G., Capobianco, E., Piccolo, G., Annunziata, G., & Rotondo, A. (2008). Low back pain and sciatica: treatment with intradiscal-intraforaminal O2-O3 injection. Our experience. La radiologia medica, 113(5), 695-706.

– Muto, M., Giurazza, F., Silva, R. P., & Guarnieri, G. (2016). Rational approach, technique and selection criteria treating lumbar disk herniations by oxygen– ozone therapy. Interventional Neuroradiology, 1591019916659266.

– Ozone Compatible Materials. 2015. Accesible en: http://www.ozonesolutions.com/info/ozone-compatible-materials. [fecha de acceso: 30/04/17].

– Padilla del Rey ML, García Fernández MR, García Sánchez F, Rastrollo Peña D, Díaz-Alejo Marchante C, Gonzálvez Ortega JJ, Hidalgo Tallón FJ. (2015). Ozonoterapia en el síndrome de cirugía fallida de espalda. 21ª Reunión Anual.

– Paoloni, M., Di Sante, L., Cacchio, A., Apuzzo, D., Marotta, S., Razzano, M., … & Santilli, V. (2009). Intramuscular oxygen-ozone therapy in the treatment of acute back pain with lumbar disc herniation: a multicenter, randomized, doubleblind, clinical trial of active and simulated lumbar paravertebral injection. Spine, 34(13), 1337-1344.

Peralta, C., Xaus, C., Bartrons, R., Leon, O. S., Gelpí, E., & Roselló-Catafau, J. (2000). Effect of ozone treatment on reactive oxygen species and adenosine production during hepatic ischemia-reperfusion. Free radical research, 33(5), 595-605.

– Pressman, S., & Warburg, O. H. (2000). The story of ozone. Plasmafire.

– Proaño Quiroz, H. D. (2014). Estudio clínico comparativo del grado de inflamación e infección post-operatoria presentes en pacientes intervenidos quirúrgicamente con y sin ozonificación ambiental intraoperatoria en el centro de cirugía maxilofacial Latacunga (Bachelor’s thesis).

– Qi, W. N., & Scully, S. P. (1997). Extracellular collagen modulates the regulation of chondrocytes by transforming growth factor-β1. Journal of orthopaedic research, 15(4), 483-490

– Qing, H., Feng, D., Tao, L., Hui, L., Fang, L. X., & Dong, L. (2005). Report on 602 cases of percutaneous ozone puncture chemonucleolysis treating lumbar disc protrusion. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 4(2), 145-148.

– Re, L., Sanchez, G. M., & Mawsouf, N. (2010). Clinical evidence of ozone interaction with pain mediators. Saudi medical journal, 31(12), 1363-1367.

– Revisión WFOT sobre Ozonoterapia Basada en Evidencias. Accesible en: http://www.wfoot.org/wp-content/uploads/2016/01/WFOT-OZONE-2015- ESP.pdf. [Fecha de acceso: 30/04/17].

– Riestra Grijalva, Y. M., Hernández Santos, J. R., Tenopala Villegas, S., Canseco Aguilar, C. P., & Torres Huerta, J. C. (2012). Eficacia de la aplicación de ozono epidural y paravertebral a una concentración de 50 µg/ml en pacientes con dolor crónico secundario a síndrome postlaminectomía. Revista de la Sociedad Española del Dolor, 19(2), 66-71.

– Riva Sanseverino, E. (1989). Knee-joint disorders treated by oxygen-ozone therapy. Europa Medicophysica, 25(3), 163-170.

– Sackett, D. L., Rosenberg, W. M., Gray, J. M., Haynes, R. B., & Richardson, W. S. (1996). Evidence based medicine: what it is and what it isn’t. – Sánchez, I. P. (2011). Unidad de tratamiento del dolor: estándares y recomendaciones de calidad y seguridad.

– Schwartz, E. S., Kim, H. Y., Wang, J., Lee, I., Klann, E., Chung, J. M., & Chung, K. (2009). Persistent pain is dependent on spinal mitochondrial antioxidant levels. Journal of Neuroscience, 29(1), 159-168.

– Siemsen, C. H. (1995). Ozon-Anwendung bei akuten und chronischen Gelenkerkrankungen. Ozon-Handbuch. Grundlagen. Prävention. Therapie.

– Simonetti V, Liprandi B, Musso C, Simonetti M, Strumia K. (2000). Ozone therapy about temporomandibular articulation pathologies and ost-disc-radicular pathologies.

– ST Ikonomidis, E. I., Eleftheriadou, A., Bratanis, D., & Thomaidis, R. (2003). Conservative Treatment of Acute or Chronic Tendonitis with Oxygen-Ozone Mixture. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 2, 67-71.

– Steppan, J., Meaders, T., Muto, M., & Murphy, K. J. (2010). A metaanalysis of the effectiveness and safety of ozone treatments for herniated lumbar discs. Journal of vascular and interventional radiology, 21(4), 534-548.

– Torres, L. M., Terrero, M. J., Vidal, M., Aragón, F., & Martínez, J. (2009). Discólisis con ozono intradiscal en el tratamiento de la ciática por hernia discal. Seguimiento de 100 pacientes en 24 meses. Revista de la Sociedad Española del Dolor, 16(3), 147-152.

– Trenti, G. F., & Gheza, G. (2002). Efficacy of oxygen-ozone pain therapy associated with shock waves to treat calcifying tendinitis of the shoulder. Preliminary findings. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 1, 45-50.

– Trippel, S. B. (1995). Growth factor actions on articular cartilage. The Journal of rheumatology. Supplement, 43, 129-132.

– Verga, C. (1989). Nuovo approccio terapeutico alle ernie e protrusioni discali lombari. Rivista di Neuroradiologia, 2(1_suppl), 148-148.

– Viebahn, R. (1994). The use of ozone in Medicine. 2nd. Rev. Berlin: Haugh Publ. Ed, 7.

– Villa, G. (2002). C6-C7 herniated disc treatment with paravertebral oxygenozone infiltration. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 1, 199-201.

– Wang, M. C., Chan, L., Maiman, D. J., Kreuter, W., & Deyo, R. A. (2007). Complications and mortality associated with cervical spine surgery for degenerative disease in the United States. Spine, 32(3), 342-347.

– Xiao, Y. Y., Tian, J. L., Li, J. K., & Zhang, J. S. (2006). CT. Guided ozone injection for the treatment of cervical disc herniation. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 5, 109-15.

– Zambello, A., Bianchi, M., & Bruno, F. (2004). Sicurezza in ozonoterapia. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 3, 25-34.

– Zambello, A., Fara, B., Tabaracci, G., & Bianchi, M. (2006). Epidural steroid injection vs paravertebral O2-O3 infiltration for symptomatic herniated disc refractory to conventional treatment: A prospective randomized study. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia, 5(2), 123-7.

– Zanardi, G., & Zorandi, A. (2002). Ossigeno-Ozonoterapia nel trattamento della patologia dolorosa del piede nell’atleta. Rivista Italiana di OssigenoOzonoterapia, 1, 51-56.

 

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/316854046

© Clinalgia.com 2019

info@clinalgia.com

logo-clinalgia


Diapositiva1

El ozono médico, vinculado a la vía de activación de la molécula Nrf2.

Los doctores Re L. y Martínez Sánchez en 2014 demostraron que una sola aplicación de ozono endovenoso (combinar una pequeña cantidad de sangre con ozono), activa los niveles de la molécula Nrf2, que modula las proteínas antioxidantes y antiinflamatorias que nosotros mismos producimos, el efecto es sumamente beneficioso y no hay efectos adversos, siendo perfectamente tolerado por los pacientes.

Nrf2 esta muy estudiada en biologia celular y esta molécula regula la capizadad antioxidante y anti-inflamatoria. La ozonoterapia hace que esta molécula funcione con gran efectividad en el organismo.

41d910f8-c0e3-4aac-a79a-56c3abe8a255

Publicado en 2014 en European Journal of Pharmacology (EUR J PHARMACOL)

https://www.researchgate.net/publication/265608986_Is_ozone_pre-conditioning_effect_linked_to_Nrf2EpRE_activation_pathway_in_vivo_A_preliminary_result

9c41b523-1834-418d-8255-3ffde923affe

¿Quieres saber más sobre la ozonoterapia?  consulta en nuestra web: http://clinalgia.com/ozonoterapia-2/

La vida es para vivirla y tenemos una solución para ti.

www.clinalgia.com

info@clinalgia.com

968 281 625

 

 


Diapositiva1

Clinalgia patrocinador de la Falco Trail 2018, V Campeonato de España de Trail Absoluto y Master.

Este sábado pasado, se celebraba en Cehegín (Murcia) la Falco Trail 2018, V Campeonato de España de Trail Absoluto y Master, maraton 45k.

La Real Federación Española de Atletismo (RFEA) designo a Cehegín Falcotrail 2018  Sede del Campeonato de España de Trail Absoluto y Master. “La Fiesta de la Montaña”

La carrera contó con 92 participantes, sumados a  700 que tomaron parte en la carrera popular.

img_6369

Una cita para los mejores especialistas españoles de trail running. La salida se dio a las 08:00 horas desde el centro de Cehegín y los participantes tuvierón que coronar algunos de los picos de la Sierra del Quipar, como “La Peña Rubia”, “As de Copas”, “Pico del Aguila, “Campanario”, “Collado Alto” o la “Cruz de Cehegín”, con un desnivel acumulado de cerca de 3.000m.

La lista completa de participantes en el Campeonato se puede consultar aquí: http://www.rfea.es/sirfea/ficheros/comunicados/documentos/Nota%20de%20prensa%20n%C2%BA%20174-2018.pdf

Además de la carrera en si durante todo el fin de semana se vivio en Cehegín una verdadera fiesta del trail running con otra serie de actividades paralelas como, charlas sobre la especialidad y la montaña en general, mesas redondas, proyecciones en vídeo… Más información en la web del Club Deportivo Quipar, organizador de la prueba.  http://www.clubdeportivoquipar.es/

Azara García Y Albert Pujol Se Coronan Campeones De España En La Falco Trail 2018. Los vencedores han obtenido también plaza en la selección española que disputará los mundiales de Portugal el próximo junio.

Dt59yrYW0AElgna-750x430

Fotografías: Irene de Haro y Pablo Castillo. Territorio Trail Media

Un gran evento en la que Clinalgia tiene la satisfación de haber sido patrocinador, aportando un importante despliegue logistico, equipo medico especializado y fisioterapeutas deportivos para asistir en todo momento de la carrera a estos deportistas.

c11fe9ee-c936-4b8e-ac43-d8952556a967

621b0a26-0c4e-4070-a3da-e3a3232d156b

66646e41-b8b8-4eda-b266-39a924e457c4

En Clinalgia somos especialistas en la optimización deportiva, nos avalan más de 15 años de experiencia trabajando para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.

Disponemos de protocolos multidisciplinares propios que se basan:
– OPTIMIZACIÓN BIOMÉCANICA, devolvemos a tus músculos  y cadenas musculares su elasticidad y potenciamos su oxigenación. PREVENCIÓN DE LESIONES.

– OPTIMIZACIÓN BIOQUÍMICA, obteniendo la mejora y alcanzando niveles superiores de eficacia, eficiencia y estabilidad en el progreso de los resultados deportivos. RAPIDEZ DE RECUPERACIÓN.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTOS: – Esguince. – Luxaciones. – Distensiones musculares. – Desgarro muscular. – Tendinitis, tendinopatías.. – Lesiones de rodilla. – Sobrecargas. – Fascitis plantar. – Codo de tenista. – Codo de golfista. – Lumbalgias, ciaticas, hernias… – Ligamentos.

La vida es para vivirla y tenemos una solución para ti.

www.clinalgia.com

info@clinalgia.com

968 281 625


rotulos-hospital-universitario-sureste-arganda-del-rey26

Los enfermos crónicos acuden a Urgencias el doble de veces

La hospitalización es más del doble en la población con polipatologías respecto a la que no padece ninguna enfermedad crónica (EC). Asimismo, el uso de los servicios de urgencias es casi el doble en la población que sí padece alguna enfermedad crónica, según señala el estudio de la Junta de Andalucía que está recogido en el Plan Andaluz de Atención Integrada a Pacientes con Enfermedades Crónicas (Paaipec).

Esta mayor utilización de los recursos por parte de estos usuarios se hace más evidente en épocas como en la que estamos en la actualidad, cuando este tipo de pacientes, que en buen número de casos padece más de una enfermedad crónica, se descompensan y tienen que recurrir a los servicios asistenciales.

LAS ESTADÍSTICAS INDICAN QUE A MÁS EDAD, MAYOR INCIDENCIA DE ENFERMEDADES CRÓNICAS

La Junta indica que un 56,9% de la población andaluza mayor de 16 años sin EC acudió a su centro de salud en los últimos 12 meses, mientras que ese porcentaje aumentó al 85% en la población con al menos una EC y al 90,4% con al menos dos.

En el caso de la consulta médica en las dos semanas previas a la entrevista realizada para este estudio, acudió un 14,3% de la población andaluza mayor de 16 años sin EC, frente al 39,6% de la población con al menos una y al 50,3% de la población con al menos dos. Respecto al uso de los servicios de urgencias y los ingresos hospitalarios, el 4,2% de la población mayor de 16 años sin enfermedad crónica dijo haber estado hospitalizada al menos una noche en los últimos 12 meses. Este porcentaje fue del 7,7% en la población con al menos una EC y del 9,8% en la población con al menos dos. Por último, el 15,9% de los que no padecen una EC dijo haber utilizado algún servicio de urgencias en los doce últimos meses, siendo este porcentaje del 26,6% en la población con al menos una enfermedad crónica y un 30,5% en los que tienen un mínimo de dos. El porcentaje se elevó hasta el 41% en aquellas personas con un mínimo de cinco enfermedades crónicas.

Las cifras por lo tanto son claras y dan a entender, al menos mientras que sigan los mismos patrones de dieta y costumbres, que a mayor esperanza de vida, habrá una mayor prevalencia de enfermedades crónicas y por ende, mayor uso de los recursos sanitarios. Según se indica en el Paaipec, el índice de envejecimiento es de 14,82.

El estudio realizado por la Junta de Andalucía contempla un paquete de doce enfermedades que son consideradas como enfermedades crónicas. Éstas son alergias crónicas, artrosis o reumatismo, bronquitis crónica, diabetes, dolor o molestias de espalda, cuello, hombro, cintura; mala circulación, trastornos cardíacos, depresión y/o ansiedad; otros problemas mentales y osteoporosis. Según indica el Paaipec, es totalmente efectiva esa ecuación de que a mayor edad, mayor número de enfermedades crónicas. Tal es así que ya a los 55 años de edad el 71% de la población tiene por lo menos una enfermedad crónica de las incluidas en el estudio. Del mismo modo, en el tramo de 65 a 74 años el porcentaje crece al 84,3% y se dispara hasta 91,5% a partir de los 75 años.

Atendiendo al componente de género, las enfermedades crónicas parecen afectar más a la población femenina ya que según indica el estudio de la Junta de Andalucía, el 51% de las mujeres tiene una enfermedad crónica. El porcentaje referente a los hombres presenta diez puntos menos. Las mujeres siempre se van más afectadas que los varones en todos los estadios. De este modo, en el grupo de personas que tienen tres o más EC, el 13,9 de las mujeres quedan incluidas ahí mientras que el porcentaje se queda en el 8,4% en el caso de los hombres.

Vía Huelva información, Enrique Moran.

info@clinalgia.com


Diapositiva1

La voz de los enfermos con dolor crónico.

Hoy os dejamos este interesante articulo desarrollado por el Dr. J. Moya Riera, Presidente de Sine Dolore European Pain Foundation, donde hace una reflexión sobre los pacientes que sufren dolor crónico.

La voz de los enfermos con dolor crónico.

Aliviar el dolor es un derecho del ser humano y una obligación ética de los profesionales sanitarios. El artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1) hace énfasis en el derecho a un nivel adecuado de salud y bienestar, llevando implícito el derecho al adecuado tratamiento del dolor.

En España, el derecho de autonomía del paciente, recogido en la Ley 41/2002 básica reguladora de la autonomía del paciente y de deberes y obligaciones en materia de información y documentación clínica (2), reconoce el derecho de los mismos a ser informados de todos lo aspectos de su enfermedad así como de los posibles tratamientos, con el fin de poder tomar decisiones sobre su propio cuidado. Esto incluye que los profesionales realicen un esfuerzo razonable para proporcionar un adecuado alivio del dolor, permitiendo al paciente tomar decisiones a este respecto.

Era el año 2004 cuando una señora acudió a mi consulta del dolor con su hija y su nieta de unos 8 años de edad. La paciente sufría dolor crónico de espalda que había estado aguantando durante mucho tiempo hasta que ya no pudo más, porque estaba influyendo negativamente en su calidad de vida.

La exploración fue dolorosa y la paciente acabó llorando al comentarle que todos actuamos igual, intentado aguantar para no preocupar a la familia, que la gente sufre en silencio porque el dolor no se ve ni se puede medir. Ella explicó que había intentado luchar contra el dolor pero al final le amargaba la vida. La pequeña nieta escuchaba con atención a su abuela y poco a poco se le fue cambiando el gesto de su rostro hasta que, ya no pudo más, y se abrazó fuertemente a la abuela envuelta en una mar de lágrimas. Al ver la situación, la hija también se emocionó. Finalmente, acabamos llorando todos, la abuela, la madre, la nieta, yo mismo e incluso las enfermeras de la consulta (3).

Esta clase de situaciones son, lamentablemente, bastante habituales en las unidades del dolor. Muchas personas acuden desesperadas y, sobretodo, agotadas físicamente e intelectualmente porque están padeciendo el dolor en silencio y durante un largo periíodo de tiempo. Su relato suele ser estremecedor y, por si eso no fuera poco, ponen de manifiesto que somos su última opción para mitigar su sufrimiento, que ya lo han probado casi todo y nada les ha funcionado. Cuando escuchas estas cosas se te hace un nudo en la garganta y lo único que deseas es empezar con el tratamiento para mitigar el dolor e incrementar así la calidad de vida de tu paciente e, indirectamente, la de toda su familia. ¡Qué gran responsabilidad!

¡Qué gran valor la familia! ¡Qué afortunada era esa abuela de la que hablaba antes! En dicho caso, cualquier tratamiento sería más efectivo, pues contaba con el amor de su familia que, lamentablemente e incomprensiblemente, es una institución en decadencia en nuestra sociedad actual.

Con el paso del tiempo, y después de tratar a muchos pacientes, me he dado cuenta de que, en la inmensa mayoría de los casos, las personas que tienen alguna dolencia pero que cuentan con el soporte y la ayuda de la familia tienen más posibilidades de acabar mejorando su calidad de vida, en comparación con otras personas que no tienen el respaldo de un ser querido. Es como si el componente emocional actuara en parte como amortiguador del “dolor” mental, es decir, de los efectos que produce en la mente humana el sufrimiento en solitario y en silencio de dolor crónico y de una manera prolongada. Aquí se estaba gestando ya la creación de una asociación de apoyo a los pacientes con Dolor.

Pero, además del componente intelectual, hay otro más que también juega un papel importante en los enfermos y me refiero a las creencias religiosas. Yo he podido comprobar durante toda mi trayectoria profesional como médico que para las personas creyentes su religión es un punto de apoyo que les ayuda a salir adelante. Puede parecer increíble lo que digo, pero es la verdad y yo solo me limito a contar lo que he visto y me han explicado, sin juzgar a nadie. De hecho, muchos pacientes me han comentado que cuando rezan se les abre una ventana a la esperanza que incluso les alivia el dolor durante un pequeño instante.

Digo esto porque es muy importante resaltar el papel que juega la mente humana en un cuadro de dolor crónico y persistente. Sentirse querido, reconocido, comprendido y arropado es muy importante para la vida de los seres humanos sanos. Por lo tanto, ¿cómo no iba a serlo cuando se sufre en silencio? Por eso, en una situación así, yo les digo a mis pacientes que no deben tener miedo de pedir ayuda y de contarle a su familia lo que les está pasando. Porque, aunque pueda parecer increíble, hay muchas personas, como la abuela de nuestro relato, que a pesar de que tienen familia, no se atreven a contarles lo que les pasa. Los motivos son de todo tipo y cada persona tiene los suyos propios. Pero, hay uno que me llama poderosamente la atención. Es el que hace referencia al miedo al rechazo por estar padeciendo algún tipo de dolencia. La verdad es que me parece absurdo porque si tienen miedo al rechazo no es solo por el hecho en sí mismo, también es porque eso podría abocarles a la soledad, la misma que ya están padeciendo y que lamentan profundamente. ¿No es un poco contradictorio? Los pacientes que se comportan así lo único que consiguen es incrementar aún más si cabe su sufrimiento.

Yo intento convencerles que las situaciones negativas con compañía son más fáciles de superar. Pero, mucho peor es cuando te encuentras con un paciente que no tiene familia y, por lo tanto, no le queda más remedio que afrontar el dolor en solitario. Precisamente, ese fue uno de los motivos que nos empujó a los integrantes de la Asociación Sine Dolore, de la que hablaremos más adelante, a organizar un aperitivo de Navidad. El objetivo no era otro que celebrar con los enfermos la Navidad, intentando aportar un poco de alegría y comprensión en sus vidas, porque actualmente no nos conformamos con aliviar el dolor, hemos ampliado el concepto a mejorar la calidad de vida, es decir, no basta con afectar un aspecto de la sensibilidad, debemos permitir al paciente poder escoger en libertad el tipo de actividad y la manera de desarrollarla que prefiera (dentro de las limitaciones que puede tener por su salud). Es fundamental tener en cuenta que el aspecto emocional es tan importante como el tratamiento. El ser humano es un ser social que necesita una proyección en sus semejantes. Un entorno amigable y colaborador mejora significativamente el resultado del tratamiento. Es por eso que los cuidadores precisan formación y muchas veces apoyo físico, moral e incluso económico, para no desmayar en su tarea.

La anécdota de la abuela fue transcendental en mi vida porque me di cuenta de que la lucha contra el dolor no la íbamos a ganar los médicos en nuestros despachos, los científicos en sus laboratorios, ni los familiares y los pacientes en sus casas. Teníamos que unirnos todos, toda la sociedad, para hacer visible el dolor, porque solamente haciendo visible algo invisible lo debilitas. Así fue como el 4 de noviembre del año 2004 un pescadero, un contable, una ama de casa, una secretaria, una monja, un economista y un abogado creamos la Asociación Contra el Dolor Sine Dolore. Se trata de una entidad con vocación universal y por eso decidimos utilizar la nomenclatura en latín, ya que entendíamos que la asociación, como el dolor, no podía hacer diferencias sociales, étnicas, religiosas, políticas, etc. El dolor es un problema que afecta a todos, sin distinción de profesión o condición social, no respeta a niños ni ancianos; no discrimina por sexo, raza o credo; no tiene preferencia por el norte o el sur. Es un enemigo astuto, que muchas veces se oculta sin dar la cara en análisis o pruebas de imagen y, como decía antes, mina la resistencia física y psíquica de las personas.

Los comienzos fueron muy difíciles porque muchos médicos no aceptaron, a priori, que uno de los suyos liderase una asociación de este tipo, ya que podría ir en contra de sus intereses corporativistas. Pero a día de hoy, la voz de los enfermos cuenta más que nunca y todas las asociaciones científicas disponen de un área dedicada a los pacientes (4).

Así, hoy Sine Dolore es la representante a nivel nacional en la Pain Alliance Europe y la promotora del único parque temático del mundo contra el dolor y por la calidad de vida, el Sine Dolore World Park.

Por lo tanto, y por todo lo que he explicado hasta ahora, iniciativas cívicas como Sine Dolore (Asociación Española contra el Dolor), que promueve hacer visible lo invisible (el dolor), son del todo encomiables. Surgen como instrumento para mejorar la comunicación entre pacientes y profesionales de la salud dedicados al tratamiento del dolor y, en la medida de lo posible, posibilitar la participación en la toma de decisiones que les puedan afectar, sea a escala individual o a escala colectiva.

Las asociaciones de pacientes contra el dolor quieren concienciar a las instituciones y a la opinión pública de la necesidad de una atención especializada a los pacientes con dolor de nuestro país. Sine Dolore está integrada en el Foro Español de Pacientes y en la European Pain Network (EPN) con asociaciones de otros países, lo cual hace que constituyan una gran familia Sine Dolore a escala mundial.

Si a escala individual el alivio es posible y un deber moral, a escala colectiva es una cuestión de organización, planificación adecuada y deber institucional. Desde la sociedad no podemos conformarnos con saber lo que las instituciones pueden y deben hacer, queremos participar en las propuestas y el seguimiento de los esfuerzos y de las políticas públicas.

Pero para que iniciativas como Sine Dolore tengan la fuerza necesaria para desenmascarar al dolor, haciéndolo visible y por lo tanto más vulnerable, es necesario el apoyo a las asociaciones, no solo de ese 20 por ciento de la población que lo padecen, y la colaboración de todos los profesionales médicos, pacientes y la sociedad civil, para que puedan aunar esfuerzos contra este mal que vive entre nosotros pero que no se ve y no se puede medir.

Catorce años después de la creación de la Asociación Contra el Dolor Sine Dolore, han nacido otras asociaciones de pacientes que representan patologías dolorosas y nadie duda hoy en día de su fuerza social. Así, Sine Dolore está liderando, junto con Active Citizenship Network, la creación de la Pain Euromediterranean Coalition (PEC), que intenta unir a todas estas instituciones contra el dolor de todo el arco europeo-mediterráneo.

La voz de los pacientes cobra tal fuerza que la mayoría de asociaciones científicas cuentan con las asociaciones de pacientes, conscientes de que todos unidos pueden conseguir mucho más ante las administraciones públicas que por separado. Además, las redes sociales están revolucionando también las asociaciones de pacientes, ya que permiten mayor interacción entre los afectados generando opinión que se difunde por todas las redes sociales, llegando e influyendo donde antes los pacientes sufrían en silencio.

Pero esto es el principio de cambios aún mayores en el campo sanitario; otra revolución serán las plataformas digitales de consulta online, que agregan pacientes, incluso los pueden clasificar por patologías (cervicalgias, lumbalgias, dolor neuropático, dolor oncológico, etc.) creando potentes asociaciones de pacientes virtuales, que incluso podrán dejar comentarios sobre la atención recibida e incluso podrán puntuar a los médicos.

Sin duda, la voz de los pacientes ha llegado para quedarse y para cambiar las cosas, seremos los médicos los que nos tendremos que adaptar a esta revolución, tanto si trabajas en la sanidad pública como en la privada.

J. Moya Riera

Presidente de Sine Dolore European Pain Foundation

BIBLIOGRAFÍA

1. Declaración Universal de los Derechos Humanos. http:// www.un.org/es/documents/udhr (último acceso el 11 de noviembre de 2014).

2. Ley 41/2002, de 14 de noviembre, de Autonomía del Paciente, básica reguladora de la autonomía del paciente y de deberes y obligaciones en materia de información y documentación clínica. http://www. who.int/es (último acceso el 11 de noviembre de 2014).

3. Revista Prosac 209;45 (julio-diciembre).

4. VV. AA. Dad la palabra al Dolor. Barcelona: Plataforma Editorial; 2017

info@clinalgia.com

©clinalgia.com 2018


reclamos38

V Congreso Nacional de Enfermería en la UCAM, Cronicidad compleja

El quinto  Congreso Nacional de Enfermería, tenia lugar  el pasado miércoles y  jueves en el Campus de Los Jerónimos de la Universidad Católica San Antonio (UCAM), organizado por la Facultad de Enfermería de la UCAM. Una facultad que ha sido  galardonada por SATSE, por su trayectoria e innovación docente.

Este Congreso nace bajo el lema Cronicidad compleja: cuidados centrados en la persona, con el que se pretende visibilizar los retos que plantea la cronicidad en cuanto a coordinación sociosanitaria, nuevos roles de ENFERMERÍA y expectativas de tratamiento y prevención. Un tema centrado hacia nuestros mayores, donde el papel de la enfermería busca más que el curar, profundizando en el trato y cuidado humano al paciente.

Abrían el acto la Excma. Sr. Dª. Estrella Núñez, Vicerrectora de Investigación de la Universidad Católica San Antonio (UCAM), Dra. Dª Paloma Echevarría Pérez. Decana de la Facultad de Enfermería. UCAM y la Dª Aurora Tomás Lizcano. Coordinadora Regional de Enfermería SMS.

Una batería de conferencias y mesas redondas donde expertos de toda España han aportado ideas y estudios sobre todos estos temas sociosanitarios de gestión de casos y atención a los pacientes.

El Dr. Francisco Javier Hidalgo. Director Cátedra “Ozonoterapia y dolor crónico”, ha intervenido con una charla sobre ‘Tratamiento multidisciplinar del dolor crónico’ en una mesa redodonda sobre  ‘Avances en la prevención y tratamiento de las enfermedades crónicas’.

d3f048c5-de83-4fa2-9692-7475777663be

Dr. Fco. Javier Hidalgo Tallón, director de la Cátedra de Ozonoterapia y Dolor Crónico de la UCAM, durante su intervención en el V Congreso Nacional de Enfermería de la UCAM

Esta cátedra de la Universidad Católica San Antonio de Murcia que dirige el Dr. Fco. Javier Hidalgo Tallón, es una realidad desde enero de 2017,  conviertiéndose en la Primera Cátedra en Europa de “Ozonoterapia y Dolor Crónico”, la cual permite investigar la ozonoterapia en medicina deportiva, oncología, odontología o procesos relacionados con el estrés oxidativo.
Desde ella se divulgan los beneficios de la ozonoterapia, tanto desde el ámbito académico como social, a través de cursos, seminarios o jornadas; y se sensibilizará a la población del problema del dolor crónico y su impacto social, además de crear evidencia científica basada en la ozonoterapia, que tiene unas propiedades que no cabe duda que merece la pena investigar.

Esta cátedra a principios de 2018, cerraba un acuerdo de colaboración con la Cátedra Internacional Mujer, Empresa y Deporte que dirige María Jose Bonilla, diputada nacional, con el compromiso de la colaboración para  informar sobre esta dolencia del dolor crónico, que representa un importante problema de salud pública ,tanto por su elevada prevalencia como por su coste económico y social , que está relacionado tanto con el envejecimiento como con determinadas enfermedades.
Esta iniciativa supone un paso más en el objetivo de estas cátedras para seguir trabajando para  dotar a las personas,  de todos aquellos instrumentos que les permitan desarrollar lo mejor de sí.
Definitivamente, la formación y la información son instrumentos esenciales para desarrollar la mejor versión de nosotros mismos.

25660422_1895031780539402_6348773253031761584_n

©clinalgia.com 2018

info@clinalgia.com

 


reclamos33

Inaguración del SINE DOLORE WORLD PARK, jueves 3 de mayo

La Gran Gala Sine Dolore se llevara a cabo en el marco del primer parque temático contra el dolor y por la calidad de vida. Un año más, la gala lírica estará dirigida por Marlén Coll, con la colaboración de artistas y músicos de la isla. Un acto abierto a toda la sociedad y que tiene el objetivo que la gente que sufre dolor crónico olvide durante unos minutos su sufrimiento.
 teatre-principal-mao-gala-sine-dolore
Cabe destacar que el Dr. Jordi Moya, presidente de honor de la Asociación Sine Dolore, participará en este evento como miembro del jurado que premiará a la entidad/asociación/organismo/empresa que haya destacado en el ámbito de las buenas prácticas en la lucha contra el dolor crónico persistente. Es importante resaltar que en futuras ediciones el premio que se entregará consistirá en un viaje a Menorca con todos los gastos pagados para visitar el Sine Dolore World Park.
No te pierdas este importante evento temático sobre el dolor crónico. Apunta en tu agenda:
Inaguración del Sine Dolore World Park 2018, XIII Mediterranean Multidisciplinary Pain Forum, jueves 3 de mayo a las 20.00h en el hotel Occidental Menorca(antiguo hotel Pueblo) en punta prima. Con la conferecia magistral: “El dolor reflejado en la Sabana Santa. Dr. Ignacio Velázquez
Vicepresidente de la Sociedad Andaluza del Dolor
 
Gran Gala Sine Dolore, sábado 5 de mayo a las 19.00h en el Teatro Principal de Mahón. Con el espectáculo ”El somni del musical”y la entrega de “los premios a la excelencia Sine Dolore”
bb082892-5b97-4154-b346-8eb8b9bb6c04

Clinalgia participa de la mano del Dr. Fco. Hidalgo Tallón, Instituto de Neurociencias Universidad de Granada. Director de la Cátedra de Ozonoterapia y Dolor Crónico de la UCAM. Director Médico de Clinalgia. Unidades de Dolor ( Granada. Murcia) y vocal científico del Forum Sine Dolore, intervendra el viernes 4 de mayo a las 17:00 horas en la sala de talleres del hotel Occidental Menorca, en el taller teórico práctico de ozonoterapia en medicina del dolor: “Problemática Médico-Social de la Fibromialgia”

Programa:

VIERNES 04 DE MAYO 2018

SALA DE TALLERES PLANTA BAJA DEL HOTEL OCCIDENTAL MENORCA

TALLER TEÓRICO PRÁCTICO DE OZONOTERAPIA EN MEDICINA DEL DOLOR

17.00 – 18:30

  • “Fundamentos de la Ozonoterapia en Medicina del Dolor”
    Dr. Francisco Javier Hidalgo Tallón
  • “Evidencia científica de la Ozonoterapia en Medicina del Dolor”
    Dr. Jose Baeza Noci
  • “Manejo de la Ozonoterapia en una Unidad de Dolor”
    Dr.Jose Manuel Vaca Miguel
  • “Generadores de ozono médico. Demostración práctica”
    D. Oscar Hidalgo González.
    Director Int. Heathcare Ozone SEDECAL

+info en https://forum.sinedolore.org/es/programa


FRIDAY 04 MAY 2018

DOWNSTAIRS WORKSHOP ROOM OF THE OCCIDENTAL MENORCA HOTEL

PRACTICAL THEORY WORKSHOP ON OZONE THERAPY IN PAIN MEDICINE

17.00 – 18:30

  • “Fundamentals of Ozone Therapy in Pain Medicine”
    Dr. Francisco Javier Hidalgo Tallón
  • “Scientific Evidence of Ozone Therapy in Pain Medicine”
    Dr. Jose Baeza Noci
  • “Management of Ozone Therapy in a Pain Unit”
    Dr.Jose Manuel Vaca Miguel
  • “Generators of medical ozone. Practical demonstration ”
    D. Oscar Hidalgo González.
    Director Int. Heathcare Ozone SEDECAL

+info en https://forum.sinedolore.org/es/programa

28782689_1704171899639106_3929126895169306624_n

info@clinalgia.com

©clinalgia.com 2018


reclamos31

1 de Abril es el Día Mundial del Parkinson

Hoy 11 de Abril, se celebra el Día Mundial del Párkinson.

Desde CLINALGIA, nos sumamos a la campaña de sensibilización de la Federación Española de Parkinson, cuyo lema es “Lo que más duele del Párkinson es cómo me miras”.

Imagen1

La enfermedad de Párkinson es muy desconocida y va mucho más allá del temblor. Además genera prejuicios sociales, estigmatización, rechazo social, etc, por lo que son muchas las personas afectadas que se sienten incomodas o avergonzadas y que se aislan. Por tanto, con esta campaña, pretendemos concienciar a la sociedad de lo que supone el párkinson y de lo importante que es su ayuda para no añadir más síntomas a esta enfermedad.

La Asociación de Parkinson de Granada, firmo un acuerdo de colaboración con Clinalgia en enero de 2018,  con el objetivo de  colaborar ofreciendo soluciones a los pacientes de Parkinson de Granada a traves de sus protocolos multidisciplinares.

Esta Asociación ha preparado una serie de eventos para esta celebración, los cuales os podeis descargar aquí.

Miércoles 11 de Abril (14:00):

Almuerzo de Confraternización, lectura de manifiesto y entrega de Premios Solidarios Parkinson 2018. La comida tendrá lugar en el Hotel Abades Nevada Palace y el precio del menú será de 25€/persona.

Jueves 12 de Abril:

De 9:30 a 13:30 Mesas de Cuestación, colocadas en diferentes puntos del centro de Granada.

A las 17:30 3ª Sesión del Aula de Formación, Charla del Dr. Escamilla, sobre las Ventajas e inconvenientes de las terapias de 2ª línea y manejo de sus compliaciones. Tendrá lugar en el Salón de Actos del Hospital Virgen de las Nieves.

Domingo 22 de Abril 

VI Carrera Solidaria Corre por el Parkinson “Vuelta Pedestre a La Zubia”: contamos con tres recorridos y diferentes formas de participar. Unete al movimiento mundial #Runforparkinson y corre por una buena causa.

reclamos27

 

La Asociación de Parkinson de Granada tiene como misión, desarrollar servicios y acciones con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas afectadas de Parkinson, familiares y cuidadores en la provincia de Granada. Sus objetivos son:

  • Facilitar la conexión entre la persona afectadas por la enfermedad del Parkinson.
  • Ofrecer terapias específicas con el fin de mejorar la calidad de vida del afectado y familiares.
  • Concienciar a la opinión pública de las necesidades y problemáticas de la enfermedad.
  • Promover la investigación sobre la enfermedad.

La enfermedad de Parkinson  es una enfermedad neurodegenerativa, a día de hoy sin curación.

No obstante los avances médicos mejoran la calidad de vida de estos pacientes.

En Clinalgia se ponen en marcha protocolos de tratamiento multidisciplinar que han demostrado ser eficaces, sin riesgo, a la hora de mejorar aún más la calidad de vida y ralentizar la enfermedad. Son tratamientos basados en la ozonoterapia, en nutrición neuroprotectora, en la rehabilitacion y en suplementacion alimenticia. No hay posibilidad de riesgo ni de interferencia con los tratamientos farmacologicos, que  no obstante, pueden ser ajustados por el Dr. Gómez Camello, neurólogo de Clinalgia experto en trastornos del movimiento.

Estos protocolos, de amplia base científica han sido desarrollados sobre estudios publicados, y se coordinan bajo la dirección del Dr. Hidalgo, experto en Neurociencias y en medicina del dolor.

+ información en: https://goo.gl/aKSw7U

+ info sobre la Asoción de Parkinson de Granada en : http://www.parkinsongranada.org

©clinalgia.com 2018

info@clinalgia.com


reclamos13

Clinalgia a la vanguardia de la medicina

Grupo Clinalgia (Murcia/Granada/Yecla), siempre a la vanguardia de la medicina.

Hemos desarrollado protocolos multidisciplinares, específicos para pacientes con enfermedad de Parkinson, Ictus y Demencias vasculares. Los resultados han sido muy positivos, se basan en publicaciones científicas de impacto.

Nuestro equipo de fisioterapia, recuperación funcional, dolor y neurología trabajan al unísono, según protocolos propios mínimamente invasivos diseñados por el Dr. Hidalgo Tallón.

fotos-web-rehabilitacion

“Es una satisfacción ver cómo estás personas, sin riesgo y sin renunciar a sus tratamientos convencionales, mejoran su calidad de vida y pueden sentir que su proceso se ralentiza o mejora significativamente”, comenta el Dr. Hidalgo.

Ozonoterapia sistémica, nutrición,  fisioterapia especializada, bloqueos superficiales, y en caso necesario, reajuste o suplementacion farmacológica o no farmacológica, son los pilares de estos tratamientos, que se van personalizando según cada caso.

Imagen1

©clinalgia.com 2018

info@clinalgia.com

logo clinalgia y claim

 

 


Cuando el conocimiento se traduce en calidad de vida

Se ha demostrado científicamente que cuando el paciente tiene conocimiento de la enfermedad, él y su familia la viven mejor” Con estas palabras el Dr. Fco. Javier Hidalgo Tallón intervenía el pasado jueves en Onda Cero para seguir comunicando sobre la fibromialgia de un modo pedagógico de acuerdo con el proyecto de Clinalgia, que lleva años trabajando y difundiendo acerca de esta enfermedad y el dolor crónico en general.

Hidalgo, que lleva años formando a pacientes, familiares y personal sanitario acerca de esta enfermedad, insistió durante el programa en que solamente por el hecho de entender la enfermedad y conocer qué cosas pueden hacer para mejorar, los pacientes que más sabían sobre su patología conseguían mejorar mucho antes, mejor y más rápido su calidad de vida.

El doctor explicó de un manera didáctica como los últimos estudios han probado que la fibromialgia, hasta hace poco considerada una enfermedad de tipo inflamatorio periférico de músculos, tendones, etc., en realidad subyace una alteración del sistema nervioso que codifica el dolor. “No es solo que el teclado y el ratón estén dañados, sino que el disco duro de nuestro ordenador no procesa bien” advierte Javier de un modo sencillo. No es de extrañar por tanto que la causa principal de esta enfermedad sea el estrés de cualquier tipo y la incapacidad de las personas que la padecen para adaptarse a los cambios del entorno que les rodean.

Pero la vocación investigadora y divulgativa de Javier no termina aquí: actualmente lleva a cabo seminarios para profesionales de la salud y está trabajando en la implementación de protocolos con su compañera, la Dra. Elena Pita. Todo ello sin dejar de sacar tiempo para impartir charlas en colaboración con distintas asociaciones como, por ejemplo,  con Fibrofamur sobre etiopatogenia de la fibromialgia.

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR